¡El Hermano Prodigo!

Loading
loading..

¡El Hermano Prodigo!

enero 5, 2013
Isaiah
No Comments
La historia del hijo pródigo, según ha sido contada por Jesús, se presenta en el capítulo 15 del libro de Lucas. En ella nos encontramos con el corazón arrepentido de un hombre derrotado por las seducciones del mundo, quien retornando a sus sentidos decide regresar a la única persona que podría mostrar compasión por él, su padre.
Esta extraordinaria historia nos presenta la oportunidad de expresar metafóricamente un contexto resumido del mensaje del evangelio. Sin embargo, en ella hay una parte que es a menudo ignorada y sin embargo tan importante como la historia del hijo pródigo; los versículos 25 al 31 del mismo capítulo hablan de la actitud de su hermano.
Y la gran importancia de esta parte del mensaje radica en la complejidad de entender de dónde proviene la actitud del hermano, qué razón o derecho tiene él a reaccionar con enojo y menosprecio ante el retorno de su hermano y la consecuente celebración de su padre. De hecho, es común encontrar que las masas están de acuerdo con este hombre, en el razonamiento de sus razones, y recibiendo con simpatía su actitud iracunda.
Ahora, la razón de nuestra simpatía por este hombre, proviene del hecho de que estamos diseñados para pensar en nuestros derechos, nuestras funciones cerebrales operan de acuerdo a patrones establecidos, y desde la infancia se nos ha dicho que debemos defender nuestros derechos y nuestras creencias y proteger nuestros intereses; la complicación esta en que aunque estas enseñanzas no son malas en sí mismas, se les enseña de acuerdo a los simples patrones egoístas y prejuiciados de un mundo caído. Y el hermano pródigo, no está pensando en su padre o en su hermano cuando él arremete contra ellos, de hecho, con esta actitud, él está arrojando por la ventana todos sus derechos, al deshonrar a su padre, tirando una rabieta en vez de, con alegría, dar la bienvenida al hermano que había perdido y unirse a la celebración. ¿Debería el hecho de que este hombre haya trabajado toda su vida para ganarse la herencia, el hecho de que haya sacrificado su vida personal y caminado en obediencia y producido muchos frutos para su padre haberle dado derechos y privilegios especiales? El pensó que el debería ser el único siendo festejado, que él debería ser el uno con traje nuevo y sandalias, el único con derecho a disfrutar del ternero gordo en vez de su hermano impío. ¿Suena familiar?
Muchas veces, encerrados como están en las paredes del  edificio de la iglesia, muchos hermanos y hermanas pierden la noción con respecto a la verdadera razón por la que hacen lo que hacen, y muchos soldados de Jesucristo caen en la trampa de creer que se han ganado el derecho a estar en el comité, o en el consejo, o incluso de expresar su opinión, sólo porque han estado haciendo la limpieza de las sillas por unos cuantos años, cuando el hecho de que hayan estado limpiando las sillas es ya una recompensa.
A menudo perdemos de vista el concepto del verdadero significado de servir a Cristo, a menudo procuramos ser invitados a sentarnos en la primera fila, o tener una oportunidad en el altar, o ser mencionados por nuestros nombres, o que nos sea dado algún tipo de reconocimiento, mientras que el único reconocimiento que necesitamos debe proceder de Dios. En efecto, el privilegio de ser llamados por el Señor a cualquier tipo de servicio ya es un gran honor, y, en la iglesia no hay servicio de poca importancia o de gran importancia, ya que cada poco de trabajo que se requiere de nosotros es de gran importancia, sin embargo, el trabajo que hacemos, no lo hacemos para ganar el reconocimiento, sino porque se nos ha dado el reconocimiento, el más alto de los reconocimientos, el cual viene desde arriba, desde el trono de la Gracia. Y el hecho de que podemos ser llamados sus hijos debería  conducirnos a todos en una regocijada urgencia por servir a Dios, ¡solo porque sí!
Así que, humildemente sal, y busca, y encuentra una manera de ayudar, y conviértete en un activista por el Señor, sin ninguna otra expectativa que el gran honor de servir a nuestro padre, el Dios todopoderoso, y si a los demás se les da un mayor reconocimiento que a ti en este mundo, recuerda que estos reconocimientos vienen del hombre y no de Dios, y que ya tienes todo el reconocimiento que necesitas, directamente desde el gran arquitecto, el hacedor y consumador de la fe, quien no buscó reconocimiento alguno, y se entregó hasta la muerte por ti, sólo por el honor de agradar al Padre.
Que siempre estés en el más alto honor, ¡a los ojos del Señor!
Rev. José A. Luna
Un siervo de Cristo Jesús
¡El Hermano Prodigo! Isaiah Uncategorized
La historia del hijo pródigo, según ha sido contada por Jesús, se presenta en el capítulo 15 del libro de Lucas. En ella nos encontramos con el corazón arrepentido de un hombre derrotado por las seducciones del mundo, quien retornando a sus sentidos decide regresar a la única...
<div style="text-align: justify;"> <span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">La historia del hijo pródigo, según ha sido contada por Jesús, se presenta en el capítulo 15 del libro de Lucas. En ella nos encontramos con el corazón arrepentido de un hombre derrotado por las seducciones del mundo, quien retornando a sus sentidos decide regresar a la única persona que podría mostrar compasión por él, su padre.<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Esta extraordinaria historia nos presenta la oportunidad de expresar metafóricamente un contexto resumido del mensaje del evangelio. Sin embargo, en ella hay una parte que es a menudo ignorada y sin embargo tan importante como la historia del hijo pródigo; los versículos 25 al 31 del mismo capítulo hablan de la actitud de su hermano. <o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Y la gran importancia de esta parte del mensaje radica en la complejidad de entender de dónde proviene la actitud del hermano, qué razón o derecho tiene él a reaccionar con enojo y menosprecio ante el retorno de su hermano y la consecuente celebración de su padre. De hecho, es común encontrar que las masas están de acuerdo con este hombre, en el razonamiento de sus razones, y recibiendo con simpatía su actitud iracunda.<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Ahora, la razón de nuestra simpatía por este hombre, proviene del hecho de que estamos diseñados para pensar en nuestros derechos, nuestras funciones cerebrales operan de acuerdo a patrones establecidos, y desde la infancia se nos ha dicho que debemos defender nuestros derechos y nuestras creencias y proteger nuestros intereses; la complicación esta en que aunque estas enseñanzas no son malas en sí mismas, se les enseña de acuerdo a los simples patrones egoístas y prejuiciados de un mundo caído. Y el hermano pródigo, no está pensando en su padre o en su hermano cuando él arremete contra ellos, de hecho, con esta actitud, él está arrojando por la ventana todos sus derechos, al deshonrar a su padre, tirando una rabieta en vez de, con alegría, dar la bienvenida al hermano que había perdido y unirse a la celebración. ¿Debería el hecho de que este hombre haya trabajado toda su vida para ganarse la herencia, el hecho de que haya sacrificado su vida personal y caminado en obediencia y producido muchos frutos para su padre haberle dado derechos y privilegios especiales? El pensó que el debería ser el único siendo festejado, que él debería ser el uno con traje nuevo y sandalias, el único con derecho a disfrutar del ternero gordo en vez de su hermano impío. ¿Suena familiar? <o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Muchas veces, encerrados como están en las paredes del <span style="mso-spacerun: yes;"> </span>edificio de la iglesia, muchos hermanos y hermanas pierden la noción con respecto a la verdadera razón por la que hacen lo que hacen, y muchos soldados de Jesucristo caen en la trampa de creer que se han ganado el derecho a estar en el comité, o en el consejo, o incluso de expresar su opinión, sólo porque han estado haciendo la limpieza de las sillas por unos cuantos años, cuando el hecho de que hayan estado limpiando las sillas es ya una recompensa.<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">A menudo perdemos de vista el concepto del verdadero significado de servir a Cristo, a menudo procuramos ser invitados a sentarnos en la primera fila, o tener una oportunidad en el altar, o ser mencionados por nuestros nombres, o que nos sea dado algún tipo de reconocimiento, mientras que el único reconocimiento que necesitamos debe proceder de Dios. En efecto, el privilegio de ser llamados por el Señor a cualquier tipo de servicio ya es un gran honor, y, en la iglesia no hay servicio de poca importancia o de gran importancia, ya que cada poco de trabajo que se requiere de nosotros es de gran importancia, sin embargo, el trabajo que hacemos, no lo hacemos para ganar el reconocimiento, sino porque se nos ha dado el reconocimiento, el más alto de los reconocimientos, el cual viene desde arriba, desde el trono de la Gracia. Y el hecho de que podemos ser llamados sus hijos debería <span style="mso-spacerun: yes;"> </span>conducirnos a todos en una regocijada urgencia por servir a Dios, ¡solo porque sí! <o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Así que, humildemente sal, y busca, y encuentra una manera de ayudar, y conviértete en un activista por el Señor, sin ninguna otra expectativa que el gran honor de servir a nuestro padre, el Dios todopoderoso, y si a los demás se les da un mayor reconocimiento que a ti en este mundo, recuerda que estos reconocimientos vienen del hombre y no de Dios, y que ya tienes todo el reconocimiento que necesitas, directamente desde el gran arquitecto, el hacedor y consumador de la fe, quien no buscó reconocimiento alguno, y se entregó hasta la muerte por ti, sólo por el honor de agradar al Padre.<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Que siempre estés en el más alto honor, ¡a los ojos del Señor!<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> </div><div style="margin: 0in 0in 0pt; text-align: justify;"><span lang="ES-DO" style="mso-ansi-language: ES-DO;"><span style="font-family: Calibri;">Rev. José A. Luna<o:p></o:p></span></span></div><div style="text-align: justify;"> <span lang="ES-DO" style="font-family: "Calibri","sans-serif"; font-size: 11pt; line-height: 115%; mso-ansi-language: ES-DO; mso-ascii-theme-font: minor-latin; mso-bidi-font-family: "Times New Roman"; mso-bidi-language: AR-SA; mso-bidi-theme-font: minor-bidi; mso-fareast-font-family: Calibri; mso-fareast-language: EN-US; mso-fareast-theme-font: minor-latin; mso-hansi-theme-font: minor-latin;">Un siervo de Cristo Jesús</span></div>

Leave A Comment

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021