Seamos Santos!

Loading
loading..

Seamos Santos!

enero 31, 2014
Isaiah
No Comments
Seamos santos. Este es un grito que no se oye a menudo en la iglesia, un grito que nuestro Señor Jesucristo puso en nuestro corazón el día que Él nos rescató de nuestra esclavitud a la oscuridad. Un grito que nuestro Señor Jesucristo demanda de nosotros como parte de nuestra sumisión a Él, » Sed santos porque yo soy santo » (1 Pedro 1:16).
Pues parece que nuestro concepto de la santidad se ha hecho tan flexible que ya ni siquiera nos molestamos en pensar en ello, pues el mundano entendimiento moderno de la moral ha dejado atrás toda aceptación de los absolutos morales de Dios, y estas normas modernas continúan penetrando la iglesia convirtiéndola en una casa de reunión social, una casa de canciones y palabras vacías, pero ya no más una casa de oración.
Ya no me atrevo a decir que el pueblo de Dios es el pueblo de Dios, que somos una nación santa, un sacerdocio real. Y duele. Me duele porque tenemos un Dios que es real, que han dado su propia vida por amor a nosotros, que incluso ahora clama, » vuelve a mí » «Sin embargo, incluso ahora, declara el SEÑOR, vuelve a mí con todo tu corazón, con ayuno, con llanto y lamento; (Joel 2:12).
Sin embargo, nuestros oídos se han vuelto sordos , pues el ruido de las actividades mundanas nos impiden realmente elevar nuestro corazón en adoración y culto a Dios, el afán de adaptarnos a los patrones de este mundo nos está separando cada día más de nuestro salvador, el único Dios verdadero .
Lo peor de todo, es el hecho de que creemos que estamos haciendo bien, que creemos que Dios está satisfecho con nuestras tendencias y fiestas extravagantes y gloriosas actividades celebradas en su nombre, pero vacías de su presencia.
Mira hacia arriba Santa Iglesia de Dios, mira el vasto cielo y ve quien es el creador de todas las cosas, entiende que él merece que nos lancemos de cara al suelo y clamemos con un corazón arrepentido por su perdón y misericordia, y le adoremos en verdad, no con celebraciones vanas, no con domingos llenos de ruido y festividades huecas, pero con el corazón. «Pues los sacrificios de Dios son un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y contrito, oh Dios, no despreciarás tú.» (Salmo 51:17)
Dios odia la falsa apariencia de santidad, el servicio de labios que le ofrecemos día tras día, vacío, sin sustancia o sinceridad. Él está tan cansado de la falsa adoración, de falsas celebraciones y falsas demostraciones de poder espiritual, que ya no nos honra con su presencia. Porque decimos que lo amamos, pero no le damos lo único que Él pide de nosotros, nuestro arrepentido y humillado corazón.
No es demasiado tarde iglesia, pues Dios no abandona a sus hijos , vuelve a Él, con ropa de saco y ceniza, escudriña tu corazón, pide al Espíritu Santo que te muestre el vacío que hay en él, y que lo llene con amor verdadero y pasión por Dios . Arrepiéntete, y se transformado en una persona santa verdadera, en alguien dispuesto a dar su vida por Dios, dispuesto a sacrificar todas las cosas para su honra y gloria. Aprende que la única adoración verdadera que Dios necesita es tu comunión, tu dedicación, tu entrega sincera. Y el Espíritu Santo de Dios te llevará de la mano y te traerá a Sus pies, y obtendrás un mejor entendimiento de cómo vivir realmente tu vida, en su presencia, y cómo honrarlo en todas las cosas, con dada uno de tus pensamientos, y con tus palabras en cada segundo de su vida. Pues Él no quiere nada menos de ti.
Arrepiéntete, y verdaderamente búscale hoy la iglesia. Es hora de que realmente seamos llamados hijos de Dios, hijos que no son hechos de carne y sangre, sino del Espíritu.
Os ruego iglesia, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Búscalo mientras que puedes, para que pronto oigas su voz diciendo » bien hecho siervo bueno y fiel. » (Mateo 25:23 A)
Estimado señor, te pido, llevarnos a un lugar de paz. Y abrir nuestro corazón a tu palabra, para que podamos ser siervos verdaderamente fieles, y que podamos llevar a los demás a tu gracia y amor, y tocar sus vidas, para que tu Espíritu pueda llevarlos a la sumisión a Cristo Jesús, nuestro Señor y salvador.

José A. Luna
Un siervo de Cristo Jesús.
Seamos Santos! Isaiah sacerdocio realUncategorized
Seamos santos. Este es un grito que no se oye a menudo en la iglesia, un grito que nuestro Señor Jesucristo puso en nuestro corazón el día que Él nos rescató de nuestra esclavitud a la oscuridad. Un grito que nuestro Señor Jesucristo demanda de nosotros como parte de...
<div style="text-align: justify;"><span lang="ES" style="mso-ansi-language: ES;"><span style="font-family: Calibri;">Seamos santos. Este es un grito que no se oye a menudo en la iglesia, un grito que nuestro Señor Jesucristo puso en nuestro corazón el día que Él nos rescató de nuestra esclavitud a la oscuridad. Un grito que nuestro Señor Jesucristo demanda de nosotros como parte de nuestra sumisión a Él, " Sed santos porque yo soy santo " (1 Pedro 1:16).<br />Pues parece que nuestro concepto de la santidad se ha hecho tan flexible que ya ni siquiera nos molestamos en pensar en ello, pues el mundano entendimiento moderno de la moral ha dejado atrás toda aceptación de los absolutos morales de Dios, y estas normas modernas continúan penetrando la iglesia convirtiéndola en una casa de reunión social, una casa de canciones y palabras vacías, pero ya no más una casa de oración.<br />Ya no me atrevo a decir que el pueblo de Dios es el pueblo de Dios, que somos una nación santa, un sacerdocio real. Y duele. Me duele porque tenemos un Dios que es real, que han dado su propia vida por amor a nosotros, que incluso ahora clama, " vuelve a mí " "Sin embargo, incluso ahora, declara el SEÑOR, vuelve a mí con todo tu corazón, con ayuno, con llanto y lamento; (Joel 2:12).<br />Sin embargo, nuestros oídos se han vuelto sordos , pues el ruido de las actividades mundanas nos impiden realmente elevar nuestro corazón en adoración y culto a Dios, el afán de adaptarnos a los patrones de este mundo nos está separando cada día más de nuestro salvador, el único Dios verdadero .<br />Lo peor de todo, es el hecho de que creemos que estamos haciendo bien, que creemos que Dios está satisfecho con nuestras tendencias y fiestas extravagantes y gloriosas actividades celebradas en su nombre, pero vacías de su presencia.<br />Mira hacia arriba Santa Iglesia de Dios, mira el vasto cielo y ve quien es el creador de todas las cosas, entiende que él merece que nos lancemos de cara al suelo y clamemos con un corazón arrepentido por su perdón y misericordia, y le adoremos en verdad, no con celebraciones vanas, no con domingos llenos de ruido y festividades huecas, pero con el corazón. "Pues los sacrificios de Dios son un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y contrito, oh Dios, no despreciarás tú." (Salmo 51:17)<br />Dios odia la falsa apariencia de santidad, el servicio de labios que le ofrecemos día tras día, vacío, sin sustancia o sinceridad. Él está tan cansado de la falsa adoración, de falsas celebraciones y falsas demostraciones de poder espiritual, que ya no nos honra con su presencia. Porque decimos que lo amamos, pero no le damos lo único que Él pide de nosotros, nuestro arrepentido y humillado corazón.<br />No es demasiado tarde iglesia, pues Dios no abandona a sus hijos , vuelve a Él, con ropa de saco y ceniza, escudriña tu corazón, pide al Espíritu Santo que te muestre el vacío que hay en él, y que lo llene con amor verdadero y pasión por Dios . Arrepiéntete, y se transformado en una persona santa verdadera, en alguien dispuesto a dar su vida por Dios, dispuesto a sacrificar todas las cosas para su honra y gloria. Aprende que la única adoración verdadera que Dios necesita es tu comunión, tu dedicación, tu entrega sincera. Y el Espíritu Santo de Dios te llevará de la mano y te traerá a Sus pies, y obtendrás un mejor entendimiento de cómo vivir realmente tu vida, en su presencia, y cómo honrarlo en todas las cosas, con dada uno de tus pensamientos, y con tus palabras en cada segundo de su vida. Pues Él no quiere nada menos de ti.<br />Arrepiéntete, y verdaderamente búscale hoy la iglesia. Es hora de que realmente seamos llamados hijos de Dios, hijos que no son hechos de carne y sangre, sino del Espíritu.<br />Os ruego iglesia, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Búscalo mientras que puedes, para que pronto oigas su voz diciendo " bien hecho siervo bueno y fiel. " (Mateo 25:23 A)<br />Estimado señor, te pido, llevarnos a un lugar de paz. Y abrir nuestro corazón a tu palabra, para que podamos ser siervos verdaderamente fieles, y que podamos llevar a los demás a tu gracia y amor, y tocar sus vidas, para que tu Espíritu pueda llevarlos a la sumisión a Cristo Jesús, nuestro Señor y salvador.<br style="mso-special-character: line-break;" /><!--[if !supportLineBreakNewLine]--><br style="mso-special-character: line-break;" /><!--[endif]--></span></span><span style="font-family: Calibri;"><span lang="ES" style="mso-ansi-language: ES;">José A. Luna<br />Un siervo de Cristo Jesús.</span></span></div>

Leave A Comment

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021