Su mano derecha nos sostiene

Loading
loading..

Su mano derecha nos sostiene

enero 26, 2017
Isaiah
No Comments

Yo sé que mi redentor vive, y que al final él permanecerá sobre la tierra. Job 19:25

Este es uno de aquellos días en que el Señor me despierta en la madrugada, no para hablarme, sino para que yo le hable a Él. Y sí, no se trata de un monólogo, Él responde. Y sus respuestas son tranquilizadoras y reconfortantes; Y me dan consuelo, confianza y tranquilidad, pero lo más importante es que me dan un gran entendimiento de Su naturaleza, de Su carácter y especialmente de Su amor.
Después de un largo ir y venir a través de Gálatas 3 y Génesis 12, 15 Y 17, y Romanos 4, y Mateo y Juan y Lucas y Marcos, en ese orden, Él me guio al salmo 18, sólo para mostrarme algunas cosas que no había Visto, aunque he leído este salmo incontables veces.
En él descubrí cuan poderosa es mi posición delante de Satanás, y cuan segura es mi posición en Cristo. Esto no es algo que yo no conocía, pero es fácil dejar que tu cerebro oculte cosas que son extraordinariamente importantes para nuestra fe y nuestra relación con Dios. Y esto no es cosa pequeña, porque sé de primera mano cómo cada cristiano que conozco ha pasado por momentos de debilidad e incluso de fracaso; Momentos en que a pesar de lo que saben, se sienten derrotados, incompetentes, incapaces de pararse y luchar.
Sin embargo, la Biblia nos dice que somos competentes como ministros, todos nosotros, no sólo algunos, sino todos, nos dice que tenemos una armadura impenetrable que cubre todas las partes esenciales para estar firmes, y para avanzar, avanzar en la batalla. Pero, y esto es algo que he predicado frecuentemente en el pasado, el no estar claros, en el entendimiento de nuestra identidad, y el a menudo flaquear en nuestra búsqueda de la santificación, a través de la devoción y la oración, nos hace inútiles para Cristo, y nos coloca en el lugar de simples espectadores, En lugar de soldados, equipados y capaces de luchar.
El Salmo 18 nos dice que Él mantiene mi lámpara encendida, Él convierte mis tinieblas en luz, con Su ayuda puedo avanzar contra cualquier reto o tribulación, Él me da poder para escalar altos muros. Aleluya. Además, este salmo nos dice que: » Él hace mis pies como los pies de un ciervo; Él me hace subir a las alturas. Entrena mis manos para la batalla; Mis brazos pueden doblar un arco de bronce. Tú haces tu ayuda salvífica mi escudo, y tu mano derecha me sostiene; Tu ayuda me ha hecho grande. Proporcionas un camino amplio para mis pies, para que mis tobillos no cedan. «(V. 33-36)
Este Salmo fue escrito proféticamente por David en medio de su victoria sobre Saúl, y sin embargo, encaja perfectamente en la vida de los redimidos. Porque somos una generación de soldados, mirando hacia el último campo de batalla, porque mientras la Historia se desarrolla delante de nuestros ojos, y vemos como la profecía se está cumpliendo a través de los acontecimientos históricos que están teniendo lugar alrededor del mundo, no podemos permitirnos ignorar nuestro llamado, Nuestra obligación, y las enormes implicaciones que traen consigo. Porque Dios nos escogió para Su gloria, y para nuestra lucha con todas nuestras fuerzas para cumplir nuestro compromiso, la tarea que nos ha sido asignada.
Job, en medio del sufrimiento, tuvo una visión de la esperanza de gloria, igual que la tuvieron Abraham e Isaac, y Jacob, y los jueces y los profetas, y cada hombre que Dios separó y usó para su gloria a través de la historia del Antiguo Testamento. Pero para nosotros, Él reservó la más grande revelación; Un privilegio que ninguno de estos grandes hombres y mujeres tuvieron.
Entonces, porque este privilegio incluye una bendición y un regalo que nunca puede ser arrebatado de nuestras manos, el cual es Cristo en nosotros, la esperanza de gloria (Col.1: 27) tenemos la razón más poderosa para luchar, para perseverar y no Desfallecer en nuestra persecución de la corona de justicia, porque sabemos que nuestro redentor vive, y sabemos que hemos sido sellados, separados y dotados con el Espíritu Santo como garantía de nuestra esperanza De gloria.
Así pues, marchemos al campo de batalla, sabiendo que la guerra ya ha sido ganada, y que Él ha adiestrado nuestras manos para la batalla, y que Su mano derecha nos sostiene.
Que el Señor los bendiga y los guarde, y que su rostro siga brillando sobre ustedes mientras se mantienen ceñidos con la Armadura Dios, valerosos en preparados para toda buena obra, en santidad.
José A. Luna
siervo de Cristo Jesús
Su mano derecha nos sostienehttps://moradortemporal.com/wp-content/uploads/2017/03/su-mano-derecha-2-1024x686.jpghttps://moradortemporal.com/wp-content/uploads/2017/03/su-mano-derecha-2-150x150.jpg Isaiah perlas ocultas
Yo sé que mi redentor vive, y que al final él permanecerá sobre la tierra. Job 19:25 Este es uno de aquellos días en que el Señor me despierta en la madrugada, no para hablarme, sino para que yo le hable a Él. Y sí, no se trata de un...
<span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Yo sé que mi redentor vive, y que al final él permanecerá sobre la tierra. Job 19:25</span></span> <div id="post-body-4038655732233569842" class="post-body entry-content"> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Este es uno de aquellos días en que el Señor me despierta en la madrugada, no para hablarme, sino para que yo le hable a Él. Y sí, no se trata de un monólogo, Él responde. Y sus respuestas son tranquilizadoras y reconfortantes; Y me dan consuelo, confianza y tranquilidad, pero lo más importante es que me dan un gran entendimiento de Su naturaleza, de Su carácter y especialmente de Su amor.</span></span></div> <div class="separator"><a href="https://1.bp.blogspot.com/-W1InHJCzcts/WInoa89w-ZI/AAAAAAAAAdw/deYtLCO8I3U95R8I_FjMVGApQdCiZnMywCEw/s1600/his%2Bright%2Bhand.jpg"><img class="alignleft" src="https://1.bp.blogspot.com/-W1InHJCzcts/WInoa89w-ZI/AAAAAAAAAdw/deYtLCO8I3U95R8I_FjMVGApQdCiZnMywCEw/s320/his%2Bright%2Bhand.jpg" width="673" height="349" border="0" /></a></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Después de un largo ir y venir a través de Gálatas 3 y Génesis 12, 15 Y 17, y Romanos 4, y Mateo y Juan y Lucas y Marcos, en ese orden, Él me guio al salmo 18, sólo para mostrarme algunas cosas que no había Visto, aunque he leído este salmo incontables veces.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">En él descubrí cuan poderosa es mi posición delante de Satanás, y cuan segura es mi posición en Cristo. Esto no es algo que yo no conocía, pero es fácil dejar que tu cerebro oculte cosas que son extraordinariamente importantes para nuestra fe y nuestra relación con Dios. Y esto no es cosa pequeña, porque sé de primera mano cómo cada cristiano que conozco ha pasado por momentos de debilidad e incluso de fracaso; Momentos en que a pesar de lo que saben, se sienten derrotados, incompetentes, incapaces de pararse y luchar.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Sin embargo, la Biblia nos dice que somos competentes como ministros, todos nosotros, no sólo algunos, sino todos, nos dice que tenemos una armadura impenetrable que cubre todas las partes esenciales para estar firmes, y para avanzar, avanzar en la batalla. Pero, y esto es algo que he predicado frecuentemente en el pasado, el no estar claros, en el entendimiento de nuestra identidad, y el a menudo flaquear en nuestra búsqueda de la santificación, a través de la devoción y la oración, nos hace inútiles para Cristo, y nos coloca en el lugar de simples espectadores, En lugar de soldados, equipados y capaces de luchar.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">El Salmo 18 nos dice que Él mantiene mi lámpara encendida, Él convierte mis tinieblas en luz, con Su ayuda puedo avanzar contra cualquier reto o tribulación, Él me da poder para escalar altos muros. Aleluya. Además, este salmo nos dice que: " Él hace mis pies como los pies de un ciervo; Él me hace subir a las alturas. Entrena mis manos para la batalla; Mis brazos pueden doblar un arco de bronce. Tú haces tu ayuda salvífica mi escudo, y tu mano derecha me sostiene; Tu ayuda me ha hecho grande. Proporcionas un camino amplio para mis pies, para que mis tobillos no cedan. "(V. 33-36)</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Este Salmo fue escrito proféticamente por David en medio de su victoria sobre Saúl, y sin embargo, encaja perfectamente en la vida de los redimidos. Porque somos una generación de soldados, mirando hacia el último campo de batalla, porque mientras la Historia se desarrolla delante de nuestros ojos, y vemos como la profecía se está cumpliendo a través de los acontecimientos históricos que están teniendo lugar alrededor del mundo, no podemos permitirnos ignorar nuestro llamado, Nuestra obligación, y las enormes implicaciones que traen consigo. Porque Dios nos escogió para Su gloria, y para nuestra lucha con todas nuestras fuerzas para cumplir nuestro compromiso, la tarea que nos ha sido asignada.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Job, en medio del sufrimiento, tuvo una visión de la esperanza de gloria, igual que la tuvieron Abraham e Isaac, y Jacob, y los jueces y los profetas, y cada hombre que Dios separó y usó para su gloria a través de la historia del Antiguo Testamento. Pero para nosotros, Él reservó la más grande revelación; Un privilegio que ninguno de estos grandes hombres y mujeres tuvieron.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Entonces, porque este privilegio incluye una bendición y un regalo que nunca puede ser arrebatado de nuestras manos, el cual es Cristo en nosotros, la esperanza de gloria (Col.1: 27) tenemos la razón más poderosa para luchar, para perseverar y no Desfallecer en nuestra persecución de la corona de justicia, porque sabemos que nuestro redentor vive, y sabemos que hemos sido sellados, separados y dotados con el Espíritu Santo como garantía de nuestra esperanza De gloria.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Así pues, marchemos al campo de batalla, sabiendo que la guerra ya ha sido ganada, y que Él ha adiestrado nuestras manos para la batalla, y que Su mano derecha nos sostiene.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">Que el Señor los bendiga y los guarde, y que su rostro siga brillando sobre ustedes mientras se mantienen ceñidos con la Armadura Dios, valerosos en preparados para toda buena obra, en santidad.</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">José A. Luna</span></span></div> <div><span lang="ES-DO"><span style="font-family: 'calibri';">siervo de Cristo Jesús</span></span></div> </div>

Leave A Comment

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021