Author Archives: Isaiah

Loading
loading..

Él nos dá Todas las cosas

marzo 26, 2019
Isaiah
,
No Comments

Mi experiencia con Dios a siempre sido un poco controversial, y muchos creyentes y la mayoría de los no creyentes dirían que son historias inventadas. No quisiera aparecer como presumido o jactancioso con respecto a esta experiencia. Digo esto porque es difícil no parecerlo cuando hablo de este tema.

En el momento en que Mi Señor Jesucristo finalmente me sacó del fango y me trajo ante la pureza de Su presencia, no había ninguna razón física para yo cambiar mi estilo de vida. Hasta ese instante, había vivido una vida de bendiciones y prosperidad durante más de tres décadas. Por supuesto, había tenido mis altibajos en la vida, pero en general, había tenido una vida relativamente rica, nunca me faltó dinero, nunca tuve miedo de gastar un dólar, siempre pude hacer lo que quería. Tanto así, que cuando tenía cuarenta años, estaba planeando jubilarme a los cincuenta.

Pero cuando el Señor me llamó, junto con mi esposa e hijos, al campo de la misión, nunca pensé en las implicaciones. En ese momento, yo tenía una hermosa casa en Innisfil, Ontario, en un lote de un acre, un negocio próspero, una cuenta bancaria muy saludable, una esposa amorosa, dos hijos increíbles. en resumen, lo tenía todo, no tenía motivos para quejarme o para querer cambiar nada. Todo era perfecto, o al menos parecía serlo, solo faltaba una cosa, pues todo lo que hacía, lo hacía a mi manera, sin consultar a Dios.

Pero el Señor nos llamó a las misiones en la República Dominicana, y a las misiones nos fuimos.

No voy a entrar en detalles sobre los incontables errores que cometí en nuestro primer año de misiones, ni sobre cómo el negocio, la casa, la jugosa cuenta bancaria y las perspectivas de jubilación, todo se desvaneció en un par de años; solo puedo decirles con certeza, que esto era parte del plan de Dios, y por ello lo alabamos.

Lo alabamos, porque gracias al aparente fracaso, comenzamos a vivir una vida de fe y a ver la gracia de Dios obrando en nuestras vidas.

Por ejemplo, de la noche a la mañana, El Señor le dio a mi esposa una carrera como maestra. Cuando era niña, ella soñaba con ser maestra y solía jugar enseñando a otros niños y con sus muñecas, pero su camino dio un giro brusco durante su adolescencia. Sin embargo, en un instante, mientras nos rascábamos la cabeza sobre qué hacer en un país extraño, sin dinero ni ministerio; Dios la puso frente a un aula, le dio un título de enseñanza y un puesto de profesora de Idiomas, y ella nunca ha mirado atrás, el Don natural que Dios puso en ella la hizo ganarse el respeto inmediato. Ella ha recibido elogios de estudiantes y maestros por igual, por sus grandes habilidades, profesionalismo y amor con los que hace su trabajo.

igualmente, cuando me encontraba yo financieramente en la quiebra, devastado y buscando que hacer, pues ya no podía apoyar a nuestro Ministerio, prácticamente de la nada, Dios me puso por delante una oportunidad para reclutar un equipo de trabajo, y hacer una revista médica impresa para una compañía farmacéutica.

Y por si esto fuera poco, Dios nos puso en un camino ministerial haciendo exactamente lo que Él nos había llamado a hacer, restaurando las iglesias, enseñando y plantando Iglesias. y desde entonces, Él nos ha mantenido en constante asombro por Su infinita gracia y amor, y, lo más importante, por Su disposición para, sobrenaturalmente, hacer lo que sea necesario, para darnos todas las cosas.

En Romanos 8:32 leemos: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros; ¿cómo no Él también, junto con Él, nos dará todas las cosas con gracia? «Esta es una promesa a tener en cuenta. Dios, el creador de todas las cosas, el que nos hizo a su imagen, en realidad dio a su propio hijo, por nosotros, piénselo por un minuto, «mientras aún éramos pecadores, rebeldes, blasfemos, paganos indolentes, Dios, Sacrificó a su único hijo, por nuestra Salvacion, para traernos de la oscuridad a su luz gloriosa, para hacernos su propia posesión, para darnos la adopción, y la garantía de la vida eterna en su presencia.

Entonces Pablo dice: «¿Cómo no Él, también, junto con Él»

Quiero decir, Él nos dio a Su único hijo. ¿Cómo no también junto con Él nos dará todas las cosas?

Él, se quitó la corona de la cabeza, Él quien, siendo en forma de Dios, no considero la igualdad con Dios como algo a que aferrarse. (Filipenses 2:6)

Él, consideró de gran valor dejar las comodidades del cielo donde reina por la eternidad, venir a la tierra en forma de un niño, en la forma de un débil, frágil, mortal, y se entregó al sufrimiento, hasta el punto de la muerte. Para darnos vida a nosotros. Entonces, «¿Cómo Él no nos dará también con Él, todas las cosas?»

El solo pensar en esta promesa me hace temblar, es abrumador, impensable, incomprensible. Y aun así, porque con alegría hizo lo primero, sé con gran certeza que siempre también hará lo segundo. «Generosamente, de la abundancia de la riqueza de su gracia y de su gloria nos da todo.

Durante los últimos trece años hemos vivido por fe, nunca estamos seguros de dónde vendría el pan, pero nunca nos preocupamos por el dinero, las finanzas, la salud, la comida o cualquier cosa que forme parte de su promesa.

Porque Él nos dice en el Salmo 37: 25-26: “He sido joven, y ahora soy viejo, pero no he visto a los justos abandonados ni a sus hijos pidiendo pan. Siempre está prestando generosamente, y sus hijos se convierten en una bendición «.

Y vivimos este verso todos los días, ya que, a pesar de nuestros ingresos limitados, que son apenas suficientes para cubrir solo una parte de nuestras obligaciones mensuales, no solo, de alguna manera, logramos pagar nuestra renta y nuestras facturas, y hay siempre suficiente comida en nuestras alacenas, pero a menudo vemos la necesidad de extender nuestra mano a otras personas, y siempre hay suficiente para dar. ¡Alaba su santo nombre!

Y nuestros hijos, como Él lo ha prometido, son una gran bendición, no solo para nosotros, sino también para los demás.

Ahora bien, hay condiciones preestablecidas. Y esto es muy importante tener en cuenta. Salmo 84:11 “Porque el Señor Dios es sol y escudo; El Señor concede favor y honor. Nada bueno retiene de los que andan rectamente.

Y esta es la condición, «Dios no retiene las cosas buenas de aquellos que caminan rectamente», Él les otorga el favor y el honor.

¿Y quiénes son los que andan rectamente? Jesús dice: «Si alguno me ama, cumplirá mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestro hogar con él» (Juan 14:23).

Y Juan nos dice en 1 Juan 5:2-3 «Por esto sabemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y obedecemos sus mandamientos. Porque este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos «.

Caminar rectamente y obedecer los mandamientos de Jesús es lo mismo, sin embargo, como podemos ver en los versículos anteriores, esta obediencia es una expresión de amor, no es un mandato forzado, impuesto o manipulador, sino una respuesta amorosa al amor sacrificial. que se nos ha dado, y al gran don de la gracia y la eternidad

Entonces una recompensa natural, una reacción divina, una respuesta amorosa de nuestro padre, es darnos todas las cosas.

Mire cómo lo explica Pedro en 2 Pedro 1:3-4. Su poder divino nos ha otorgado todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad, a través del conocimiento de aquel que nos llamó a su propia gloria y excelencia, por medio de las cuales, nos ha concedido sus preciosas y muy grandes promesas, para que a través de ellas podamos ser participantes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que existe en el mundo a causa del deseo pecaminoso.

Él nos ha concedido todas las cosas, que pertenecen a la vida y a la piedad. De la manera que lo veo, mi padre, ha construido una mansión para mí en su morada eterna, para que tan pronto como termine la tarea que me ha asignado aquí, pueda yo ir a mi casa eterna, a vivir la vida de un príncipe. con todos los privilegios imaginables, sin dolor, sin sufrimiento, sin enfermedades, sin guerra, sin conflictos o necesidades. Pero, de nuevo, mientras estoy aquí, y mientras espero, mientras me esfuerzo por correr la carrera, para lograr la tarea que me ha sido asignada, Él «me ha dado todas las cosas», que pertenecen a la vida y a la piedad, pero no solo eso, igualmente, para que yo esté preparado para hacer mi parte en esta tierra, Él ha activado en mi vida, todos las demás promesas; de modo que a través de ellas pueda yo participar de su naturaleza divina,

WOW, eso es asombroso, y yo puedo jactarme de ello, porque Él lo afirma y yo lo vivo todos los días, a cada hora, a cada minuto de mi vida.

Mira cómo lo dice Pablo en 1 Corintios 3:21-23 “Todas las cosas son tuyas, ya sea Pablo o Apolos o Cefas o el mundo o la vida o la muerte o el presente o el futuro; todos son tuyos, y tú eres de Cristo, y Cristo es de Dios «.

Puedo caminar a través de este viaje con la convicción de que nada, absolutamente nada puede separarme del Amor de Cristo y de Dios; y ese amor, me garantiza cada una de sus promesas.

Pero mi favorita es esta «Él nos da todas las cosas».

Jose a luna

Un siervo de cristo Jesús

22/3/2019


La Falacia del Apostolado Moderno!

diciembre 8, 2018
Isaiah
,
No Comments

Me parece extraordinario, cuán ansiosos están muchos hombres y mujeres por adoptar el título de apóstol, como si no supieran, o quizás no saben que un apóstol en el tiempo de Jesús era el esclavo de menor valor, el menor de los sirvientes, a los que a nadie le importa si morían mientras transmitían los mensajes a través de las ciudades conquistadas del imperio romano. Y esta es exactamente la razón por la que Jesús nombró a sus doce discípulos apóstoles; mensajeros dispuestos a morir en el camino al llevar el mensaje de la cruz al mundo.
El término apóstol se deriva del griego clásico ἀπόστολος (apóstolos), que significa «el que es enviado». Y fue utilizado solo por Jesús, y específicamente para enviar a Sus doce discípulos en su misión de evangelismo, bautismo y discipulado.
Jesús nunca usó esta palabra para hablar de sí mismo, y de hecho, aunque usó 20 nombres diferentes para sí mismo, ninguno de ellos implica un apostolado, y solo una vez en la Biblia, encontramos un versículo donde Jesús es llamado apóstol. “Considera a Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra confesión” (hebreos 3: 1).
Las implicaciones del hambre de muchos hombres y mujeres por este Título no están en el Título mismo, ya que, como el Señor nos ha llamado a todos a ir y hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:19) y como él nos instruyó a ser Sus testigos hasta el final de la tierra (Hechos 1: 8) con la promesa de que Él está con nosotros dondequiera que vayamos, el mandato mismo nos asigna una función apostólica, mensajeros enviados por Él para conquistar el mundo para el Reino. El problema es que muchos de nosotros, en nuestro ser pecaminoso, tenemos una sed de reconocimiento, por ser el centro de atención, y, por lo tanto, no estamos contentos con solo ser el siervo de Cristo.
Si hay un Título que todos deberían codiciar, es el título de Pastor, ya que este título representa el amor y el sacrificio, la humildad y la mansedumbre que nos muestra nuestro Señor Jesucristo. Se llamó a sí mismo el Buen Pastor (Juan 10:11) y, como tal, dio su vida por todos nosotros y nos dejó un gran modelo a seguir.
Cuando consideramos el honor, el gran privilegio y el costo que cobra en la vida el cargo de pastor (Sheppard); Este don debería ser el más deseado de todos, ya que nos brinda la mejor oportunidad de caminar sobre los pies de Jesús. Sin embargo, para muchos hombres y mujeres deshonestos, el llamado pastoral ya no es suficiente, ya no hay suficientes elogios y fanfarrias en este Título, por lo que están dispuestos a subir la apuesta, buscando subir más en la torre de Babel, muchos de ellos piensan honestamente que Dios va a honrar sus deseos pecaminosos.
Pero las Escrituras nos enseñan que aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados, (Mateo 23:12), que Dios se opone a los soberbios, pero da gracia a los humildes (Santiago 4:6). Dios No tiene uso para las personas engreídas, pero muestra favor. a los humildes. (Proverbios 3:34).
Tengo un gran respeto por aquellos que buscan mejorar sus vidas, y yo, como coach y consejero cristiano, aliento a cualquiera que desee crecer, que busque elevar sus estándares, mejorar su calidad de vida y su estilo de vida. Pero hay un solo modo en que un hijo de Dios puede hacer cualquiera de esas cosas, y es la manera de Dios, y Él nos ha dejado instrucciones y órdenes claras y autoritativas que, si son seguidas, nos otorgarán lo que nuestro corazón desee, (Salmos 37: 4-5)
Sin embargo, no puedo lidiar con aquellos que están dispuestos a reinterpretar y acomodar las Escrituras a su propia conveniencia. El movimiento apostólico moderno es una falacia y una violación de los decretos de Dios, y aquellos que se dejan caer en esta trampa están arriesgando la condena a las fosas del infierno.
Creo que el ministerio apostólico está siendo ejercido hoy por muchos grandes hombres de Dios, cuya vida de sacrificio y entrega es ejemplar, como la de Apóstol Paul, hombres y mujeres que viven en el camino, plantando iglesias, llevando el mensaje de la cruz a los rincones más lejanos del planeta, a menudo pagando un precio muy alto por la gloria de Dios. Estos hombres y mujeres, muchas veces incluso dan su vida en el campo misionero, puedo mencionar solo un ejemplo en la vida del Pastor David Rahamut, quien por más de cincuenta años ha hecho exactamente eso, dispuesto a dar todo lo que tiene para ver un alma rescatada de la oscuridad, yendo año tras año a lugares como Kenia, Sudáfrica, Nigeria, India, Europa y las Américas, y quien justo después de sufrir un ataque cardíaco severo hace un par de semanas, se prepara para ir nuevamente en enero. en un largo viaje a África; quien reconoce que no hay mayor honor, que morir sirviendo a Cristo.
Luego tenemos a esos oportunistas, cuyas motivaciones malsanas los impulsan a vender sus almas por 30 monedas de plata, que anuncian con gran ruido que están glorificando a Dios, sin embargo, toman para sí toda la gloria que proviene de las bancas.
Pero Dios dice claramente: «Yo soy el SEÑOR; ese es mi nombre. No entregaré mi gloria a otro ni mi alabanza a los ídolos» (Isaías 42: 8)
Solo puedo sentir pena por los que caen en esta trampa, y les pido que se arrepientan y regresen al gran Pastor de las ovejas, es decir, si pueden, de lo contrario, que Dios tenga misericordia de ti.
Que el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (Hebreos 13:20-21)
Jose a luna
Un siervo de cristo Jesús


Yo Soy su Herencia

octubre 15, 2018
Isaiah
, ,
No Comments

Cuando leo Efesios 1: 17-20, no puedo evitar lamentar la falta de comprensión que tenemos sobre el poder de Dios hacia nosotros.

Y cuando digo Dios, hablo del gran YO SOY, el glorioso padre, el que dijo: «Hágase la luz, y se hizo la luz». El que puso el aliento de vida en nosotros, el mismo Dios que hizo las estrellas y las galaxias y el espacio infinito, y en medio de Su creación, nos dio un lugar para que viviéramos, para que pudiéramos vivir para alabanza de Su gloria.

Ese mismo Dios, el Dios del universo, el único Dios verdadero, me ama, y ​​Él me ama tanto que envió a su único hijo a la tierra, a vivir como uno de nosotros, en el limitado, frágil y corrompido cuerpo perecedero de un ser humano. Para que Él pudiera entregarse como sacrificio en nuestro lugar, y darnos vida.

Pero no se detiene ahí. Él eligió hacernos su herencia, esto es cuánto valor tenemos para Él; Él nos llama su gloriosa herencia, y ve las riquezas, el triunfo y el placer de tenernos un día viviendo en su presencia, cuando Él podrá disfrutar de nosotros en toda la plenitud de su poder. WOW, esto es demasiado grande para mi limitada mente, me mareo solo de pensarlo.

Cuando Pablo ora para que el Dios de todas las maravillas nos brinde el Espíritu de sabiduría y revelación, él está tratando de que entendamos todo esto, está buscando que conozcamos a Dios, que lo conozcamos en todo su misterio, en toda su profundidad, en todo su poder y amor hacia nosotros, porque cuando lo hagamos, entonces entenderemos, entonces veremos la esperanza a la que Él nos ha llamado; la cual no es solo esperanza, sino el conocimiento de un futuro que ya es una realidad en nuestras vidas si estamos dispuestos a vivirlo.

El conocimiento de que todo su poder nos ha sido otorgado, que el mismo poder que Dios ejerció para hacer su creación, para traernos a la vida, para resucitar a nuestro Señor Jesucristo y sentarlo a su mano derecha, ese mismo poder está continuamente Trabajando en mí y en ti si estás dispuesto a recibirlo.

Entonces, ¿cuáles son mis limitaciones como persona? No hay ninguna, estas solo existen en mi mente, puestas allí por una existencia corrompida que no estaba destinada a ser, y solo mi mente es autolimitada, y limita mi corazón y mis esperanzas y toda mi existencia, limita mis potenciales, mi Sueños, e incluso mis acciones, y con ello, también limita mi eternidad.

 Pero la Biblia me dice que soy capaz de renovar mi mente, Pablo dice en Romanos 12: 2 «Sed transformado», lo que significa que puedo deshacerme de lo viejo y reajustar mi mente para vivir la realidad de mi nueva vida en Cristo. Y vivir de acuerdo con su poder, que está funcionando en mí (Ef. 3:20) y todo lo que necesito hacer es dejar volar mi mente, soñar, creer y actuar de acuerdo con ese poder; La Biblia dice que soy una nueva creación, (2 Corintios 5:17); que mi vieja carne limitante ha sido crucificada con Cristo, (Gálatas 2:20); y que he nacido de nuevo con un nuevo ADN incorruptible que ya está trabajando en mí con el poder sobrenatural que Dios hoy ejerce en mí.

Y siendo esto cierto, ¿qué es lo que limita mi ser? ¿Qué es lo que limita mi hacer? ¿Qué es lo que limita toda mi existencia?

Es hora de romper con el miedo y de dejar que nuestra mente se ponga a trabajar con el poder ilimitado disponible, es hora de dejar que nuestra nueva vida incorruptible tome el control y actúe en una eternidad que se apodera de nosotros mientras nuestra carne corruptible decae. Es hora de ser los hijos que Dios nos hizo ser y dejar de lado la corrupción limitante de la caída del hombre.

Las instrucciones que Dios nos da en su palabra no son para que aprendamos sino para que hagamos, no nos dice lo que podemos ser, nos dice lo que somos, quiénes somos y qué hacer de acuerdo con nuestra identidad y realidad.

Así que deja a un lado la realidad falsa en la que estás viviendo, ¡y VIVE!

Jose a luna

Un siervo de cristo Jesús


Irreprensible!

agosto 27, 2018
Isaiah
,
No Comments

Siempre doy gracias a mi Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;  porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en El, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

La primera carta de Pablo a los Corintios fue una carta de necesidad. Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero; y mientras estaba en Éfeso, había recibido información de la casa de Chloe de que había todo tipo de situaciones en la iglesia, desde facciones, disensión, incesto, divorcio, asuntos legales, rebelión e incluso prácticas paganas, entre otras. La iglesia no había sido capaz de separarse de la influencia negativa de una cultura que era altamente corrupta.

Corinto era una ciudad de alto comercio, debido a su ubicación, lo que obligaba a la mayoría de los barcos que visitaban la región a detenerse allí, trayendo gran afluencia, y con ello, gran libertinaje a la ciudad. El problema más serio en la iglesia, sin embargo, era la mundanalidad y la falta de voluntad de sus miembros para separarse de la Cultura que los rodeaba, la mayoría de los creyentes no podían separarse consistentemente de sus viejas formas egoístas, inmorales y paganas.

En la carta, Paul, intenta hacer una serie de correcciones, aunque esta también contiene muchos puntos de vista doctrinales. En esta, él resalta los asuntos de desobediencia, pecado sexual, adoración apropiada, la manera apropiada de tomar la cena del Señor, los dones espirituales, la doctrina de la resurrección de Cristo, la sabiduría divina, cómo tratar con cristianos inmaduros y el amor piadoso. Entre otros.

Es muy importante destacar la manera en que Pablo comienza esta carta, la cual si bien es similar a otras de sus cartas, nos obliga hoy a hacernos una pregunta.

Como hemos notado, la carta comienza como una típica escritura de Pablo, con una introducción, un saludo, etc. Pablo primero anuncia su apostolado el cual le da autoridad para escribir estas correcciones y reproches,

Sin embargo, en el versículo 2 él dice: «a los santificados en Cristo Jesús y llamados a ser su pueblo santo». Él está diciendo que, habiendo dado su profesión de fe en Cristo, estas personas han sido santificadas, y están caminando en rectitud, en santidad, con una seguridad eterna garantizada en el día de Cristo.

No olvidemos que de acuerdo con esta carta, este es el peor ejemplo de una iglesia con la que Pablo tuvo que tratar y, sin embargo, el los llama Santos.

Además de esto, Pablo los agrupa con todos los santos, con todos los que alguna vez invocaron el nombre del Señor y están viviendo una vida santa. Este es un punto muy relevante, y necesito que usted haga una nota mental al respecto. Dígase a sí mismo, yo soy santo junto con todas las personas santas pasados presentes y futuras.

Ahora atrape esta observación y no deje que se escape de su mente y de su corazón. Porque esto es muy poderoso.

Cualquiera que sea tu circunstancia, independientemente del lado de la cama en que te hayas levantado hoy, independientemente de la rabieta que tiraste porque no querías levantarte, independientemente del mal humor o, el mal pensamiento, o la palabra no tan agradable que le dijiste esta mañana a tu vecino, o incluso a pesar de lo que hiciste hoy, que sabes que es un pecado contra Dios. Si has profesado pertenecer al Señor Jesucristo, si declaraste con tu boca que Jesucristo es el Señor, y creíste en tu corazón que El resucitó de entre los muertos (Romanos 10: 9), entonces tú estás santificado, tú eres santo, tan santo como todos los que alguna vez han hecho profesión de fe, y permanecieron fieles a Dios durante toda su vida. Tú eres Santo. Por favor dígalo en voz alta. Yo soy santo

Ahora, retrocedamos un poquito por un momento. Todos estamos de acuerdo hasta ahora, somos santos; excepto aquellos que están aquí y que aún no le han entregado sus vidas a Cristo, y si usted es esa persona en este momento, usted sabe que si se cae muerto en este momento, irá directo al infierno, no hay una estación de espera, no hay purgatorio, no hay excusa o explicación, si mueres en este momento y no eres cristiano, estás en un gran problema, porque te vas directo al infierno, al eterno tormento de llamas y fuego, donde los gusanos no mueren (Marcos 9:48), y te devoran constantemente mientras lloras y sufres y chillas, y gritas. Esa es tu realidad, pero no tiene que ser así, puedes en este momento, decirle al Señor, quiero ser tuyo, quiero ser tu siervo, quiero ser un hijo de Dios, puedes decírselo ahora y entregarle tu vida a Él, dile que te arrepientes de todos tus pecados, y serás perdonado, y al instante, el estado de tu vida cambiará, y tendrás la seguridad eterna, y ya sea que vivas o mueras, pertenecerás a Cristo (Romanos 14: 8). Y el Espíritu Santo vendrá y vivirá contigo (Juan 14:16), y te ayudará a vivir una vida de justicia. ¿Alguien aquí que no está seguro acerca de su salvación? Este es el día de la salvación. La Biblia dice, busca al Señor mientras puede ser encontrado. (Isaías 55: 6)

Haremos este llamado nuevamente más tarde, pero sigamos adelante.

Así que fíjense en lo que dice aquí en el versículo 4: «Siempre doy gracias a Dios por vosotros, por la gracia que os fue dada en Cristo Jesús». Pablo les está diciendo a los corintios, que él está orando por ellos todo el tiempo, lo que estoy queriendo decir es que esto parece una locura, él sabe qué montón maleantes son los corintios, él sabe que ellos están violando todas las leyes posibles, pecan de todas las formas posibles, como si pensaran que se les van a acabar los pecados y quieren cometerlos todos antes que desaparezcan. Por supuesto, estoy seguro de que muchos de los corintios no vivían de esta manera, pero por lo que se percibe, la mayoría de ellos estaba en pecado. Y sin embargo, Pablo les está diciendo aquí que Él agradece a Dios todos los días por ellos, porque la gracia de Dios ha sido derramada sobre ellos.

Sin embargo, debemos notar una cláusula importante al final de esta declaración. «En Cristo Jesús» Dios está derramando Su gracia sobre ellos en Cristo. Sin Cristo no hay trato, sin cristo no nos toca nada, sin cristo nos vamos todos al infierno, sin cristo estamos en la ruina, no tenemos nada que buscar aquí aparte de Cristo Jesús. Y sin embargo, Dios ha derramado su sobreabundante gracia sobre ellos, a pesar del hecho de que están pecando a diestra y siniestra. Y Pablo entiende el logro y el Milagro que representa tener una iglesia plantada en la región más perversa del mundo en esos momentos. Él reconoce que muchos de ellos pueden estar trastabillando, aun descarriándose, pero son una iglesia, una iglesia que él plantó por el mandato de Dios, y ellos han recibido el Espíritu, y esto es evidente por los muchos dones que se habían estado manifestando en esta iglesia

En el versículo 5, Pablo dice: » porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en El, en toda palabra y en toda ciencia”. Espera, necesito parar aquí por un momento.

¿Quiere decirme que, como cristiano, y a pesar de mis constantes errores, he sido enriquecido en todos los sentidos? ¿Y qué significa «en todos los sentidos»?

La gracia abundante de Dios es un don, e igualmente lo son el don del conocimiento y la sabiduría e incluso del habla. Y estos además de todos los demás dones vienen precisamente por gracia. Una gracia que no es condicional. O limitada y la cual es dirigida con premeditación a rehacer tu vida

Cuando Dios derrama Su gracia sobre Sus hijos, Él derrama toda su gracia, no solo una porción, pero toda, y junto con ella también viene cada don que le es dado a todo aquel que ha sido redimido, y nadie puede decir que no tiene ningún don, porque todos los tenemos de un color u otro. Es solo cuestión de descubrir y poner en práctica lo que el Señor nos ha dado por su gracia.

Es por eso que Pablo dice en el versículo 7 «Por lo tanto, no te falta ningún don espiritual mientras esperas ansiosamente que nuestro Señor Jesucristo sea revelado», y este es el asunto iglesia. La expresión de la manifestación del espíritu en nuestras vidas es la exteriorización de nuestros dones y de los frutos que los acompañan.

Cuando yo nací en Cristo, el Señor vino a verme con una gran canasta de regalos, llena de juguetes, artilugios y utensilios muy bien empacados, Ahora, porque yo era un bebé, ni siquiera podía alcanzar la canasta, por lo que Él tuvo que abrir y entregarme los que él sabía que eran los más fundamentales para mí en ese momento, como el discernimiento, la sabiduría, el apetito por el Señor y por su palabra, etc. entonces Él me dijo: «Aquí tienes mi bebé», “juega con estos por un tiempo hasta que aprendas a dominarlos y luego puedes abrir los otros.”

Y así, con este apetito, comencé a comer la Biblia, absorbiendo y masticando cada palabra, orando al Señor y pasando tiempo con él, y la sabiduría y el discernimiento me sirvieron para elegir sabiamente las cosas que hacía, para rechazar Las cosas de mi pasado que eran perniciosas, o dañinas para mi alma, aprendí a filtrar las cosas en las que yo ponía mis ojos, o a las que mis oídos prestaban atención, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17), y esa novedad, y ese renacer, y esa hambre, me hacían saltar de alegría, de regocijo, me mantenían contento y parlanchín, siempre quería estar hablando de Cristo Jesús. Y luego comencé a dar mis primeros pasos, y pude alcanzar la canasta, así que abrí algunos de los otros regalos, no todos al mismo tiempo, pero los que el Espíritu me ayudó a discernir que eran los más adecuados para mi edad espiritual. Y así comencé a leer libros más grandes y mejores, me inscribí en una escuela de teología, un día comencé a hablar en lenguas y comencé a escuchar algunas palabras de Conocimiento desde el espíritu por aquí y por allá, y luego se desarrollaron mis pulmones y mis cuerdas vocales espirituales; Lo suficiente como para decir algunas palabras. Y así continué estudiando, y leyendo libros masivos todo el tiempo al mismo tiempo trabajando en la iglesia, y ejerciendo mi don de servicio y hospitalidad, ejercitando mis habilidades. Y después de muchos años, aquí estoy, ya crecido, y aun aprendiendo todos los días. Aprendiendo de otros pastores, de mi esposa y mis hijos, de libros, de la Biblia, del Espíritu Santo, siempre escuchando y dispuesto a tomar notas, sin importar quién esté hablando, siempre sabiendo que podemos aprender de cualquiera, y que el Santo Espíritu de Dios siempre extraerá las cosas buenas y provechosas de cualquier situación

Un joven llamado Charles Spurgeon, entró en una iglesia huyendo de la lluvia, y allí, había un predicador  quien, según él, era el predicador más inepto que él jamás había escuchado, este hombre no tenía ni idea de lo que estaba diciendo, y, sin embargo. Con las palabras de ese predicador, Charles Spurgeon, se sintió compelido en ese día, a entregarle su vida a Cristo. Charles Spurgeon fue el predicador más poderoso del siglo 19 aun hoy es llamado el príncipe de los predicadores. Y Dios le mostro a él la luz a través de alguien que no sabía ni hablar. Siempre tenemos que estar dispuestos a escuchar y discernir lo que sirve y lo que no sirve. Y con humildad recibir lo que Dios nos da a través de quien sea. Siempre y cuando seamos como los Bereos siempre escudriñando la palabra para asegurarnos que lo que se nos está diciendo es verdad de Dios.

Ahora bien, muchos cristianos recién nacidos reciben esta canasta llena de dones del Señor, mas ellos ignoran por completo los dones que son fundamentales para el comienzo de la vida cristiana, los arrojan a un lado cuando el Señor se los entrega, porque ellos quieren los más grandes, los más suntuosos, como hablar en lenguas, profetizar o predicar. Empiezan a patear la canasta hasta que logran hacer que uno o dos de estos regalos caigan cerca de ellos, luego rompen la envoltura rápidamente y comienzan a jugar con aquellos dones sin saber qué hacer con ellos, estos típicamente terminan arruinando sus vidas con falsas enseñanzas, y practicas erróneas que tergiversan las enseñanzas de las escrituras.

La iglesia de Corinto era una iglesia dotada, y uno de los mayores reproches de Pablo era precisamente que ellos pensaban que debido a que tenían ciertos dones, no necesitaban nada más, y por ende habían caído en el error

Cuando los setenta volvieron después de haber sido enviados por Jesús a predicar en las ciudades a donde El iría más tarde, y a sanar a los enfermos, abrir los ojos de los ciegos, etc., estos se jactaban ante Jesús (Lucas 10:17) » Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.» Su respuesta fue (Lucas 10: 18-20) «Vi a Satanás caer como un rayo del cielo… no se alegren que los espíritus se sometan a ustedes, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo”

Jesús les estaba recordando cómo Satanás se enorgullecía de sus dones y habilidades, y ahora está condenado al infierno. No podemos olvidar nunca de quién son esos dones ni de dónde vienen, porque, aparte de Jesús, no tenemos nada. Aparte de la gracia de Dios en Cristo Jesús, somos menos que nada, lo único que merecemos son las llamas del Infierno, más, en su misericordia, y sin que hubiésemos hecho nada para merecerlo, Él extendió su poderosa mano y nos sacó de la eterna Condenación.

Entonces, el siguiente versículo no. 8 dice: Él también te mantendrá firme hasta el fin, para que seas irreprensible en el día de nuestro Señor Jesucristo.

Y esto se relaciona perfectamente con el resto del texto, porque un Dios Soberano, quien derramó Su gracia sobre nosotros, y con ello nos dio una infinidad de dones, para que estemos preparados para la vida en el espíritu y para el Ministerio, también nos mantiene aferrados a Él, por la eternidad. No solo la eternidad después de la muerte cuando nos vayamos al cielo, sino desde el momento en que fuimos redimidos, y transformados en hijos de Dios. La palabra dice: “Él también nos guardará”, y esto es tan extraordinario, me da escalofrió solo pensarlo, pensar en la realidad de que el Señor, el Dios eterno, nos aferra a Él, por toda la eternidad, sin dejarnos ir

Jesús dijo en Juan 10:28 «y les doy la vida eterna, y nunca perecerán; y nadie los arrebatará de mi mano”

Efesios 1:13 dice que hemos sido sellados con el Espíritu Santo de la promesa

Romanos 12: 1 dice que ahora no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús

Dios tomó sobre Sí mismo el hacerse pecado por nosotros, para purificarnos de toda maldad, para hacernos perfectos delante de Él, y Él hizo que la eternidad estuviera disponible para ti y para mí, solo porque a Él le agrado,

Entonces, ahora que por su sangre derramada he sido limpiado, he sido restaurado, he sido purificado, he sido liberado, soy aceptado, tengo una identidad, puedo hablar libremente con Dios, puedo decir con certeza y valentía, que soy irreprensible, delante del Señor.

Y cuando Jesús venga, estaré plantado de pie al frente de la fila, gritando, aquí estoy, Señor, porque hoy has completado el trabajo que comenzaste en mí hace mucho tiempo.

Tenemos un llamado amados, y una responsabilidad, ya que hemos sido dotados con el regalo más precioso, la esperanza de gloria, la seguridad de la vida eterna, ya que nos han sido dadas todas las herramientas que necesitamos para caminar sin mancha ante el Señor.

Y solo el dejar a un lado nuestros escudos y nuestras espadas, y permitirnos ser engañados por Satanás’ nos impedirá ser efectivos y poderosos soldados de Cristo.

Sin lugar a dudas, iglesia, tenemos una urgente necesidad de restaurar nuestras vidas, algunos de nosotros más que otros, porque todos somos seres defectuosos, todos estamos destituidos de la Gloria de Dios, pero Él nos ha redimido con Su sangre, para que podamos afirmar nuestra irreprensibilidad,

Juan dice en 1 Juan 1: 7 que «si caminamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos purifica de todo pecado».

Y realmente creo que la mayoría de ustedes quieren un caminar irreprensible ante Cristo, excepto que las luchas de esta vida siguen haciéndolos caer, y los moretones son muchos, pero ustedes no están derrotados,

Hebreos 12:12-13 dice: «fortalece tus brazos caídos y tus rodillas débiles». ‘Haz sendas niveladas para tus pies’ para que el cojo no se paralice, sino que sea sanado”

Tú puedes ser sanado esta noche de esta debilidad que te impide ser una casa de poder para el Señor. Dile no a la debilidad, porque el Señor te ha dado fortaleza. Así que hagamos un compromiso de tomar nuestra espada y ponerla a trabajar en nuestras vidas, cíñete con la completa armadura de Dios hoy, y dile al enemigo, nunca más seré engañado por ti, y a partir de ahora estoy caminando firme en mi fe, y le Estoy entregando todo mi tiempo al Señor.

Tú tienes lo que hace falta iglesia. El Señor ya te ha hecho irreprensible delante Él, así que anímate, como soldado de Jesucristo que eres y muéstrale que tú puedes serle fiel

Oremos

Rev. Jose A. Luna

Un Siervo de Jesucristo

21 de abril de 2018


Aprendiendo de las Tribulaciones!

marzo 3, 2017
Isaiah
,
No Comments

La verdad que la tribulación te acerca a Dios ha sido puesta a prueba en mi persona durante las últimas semanas. Y mientras algunos pueden argumentar a la validez de esta verdad, estoy verdaderamente contento de haber sido una realidad para mi vida personal. Pues mientras he predicado cientos de veces sobre el tema, y a menudo en el pasado cuando predicaba, miraba a mi alrededor, congregación tras congregación y siempre veía lo mismo, y pensaba lo mismo, gracias a Dios por Jesús y por la gracia Y la misericordia de Dios, porque si no hubiera sido por ella, la mayoría de los que estaban sentados en esos bancos estarían atados al infierno, porque parecen tan desconectados de la realidad del evangelio y tan lejos de Dios, que me preguntaba muchas veces Si alguno de ellos había sido realmente salvo.

Y entonces un día me golpeo, mientras estaba de pie frente al espejo, y trataba de ver a Jesús en mí, y todo lo que vi fue esta gigantesca tabla en mi propio ojo; Y oré para que el Señor la quitara, y cuando creí que ya lo había hecho, seguí haciendo lo mismo, y el tablón parecía haber crecido mucho mas grande.

Lo primero que aprendí como cristiano es que somos salvos por la gracia, que Cristo ha hecho toda la obra en la cruz y que no tengo que hacer nada. Pero luego descubrí que de muchas maneras eso es solo una gran excusa, y que hay una montaña de trabajo que hacer una vez que seas cristiano. La Cuestión, es acerca de las circunstancias bajo las cuales hacemos este trabajo, y la claridad del entendimiento que nos lleva a hacer este trabajo. Por necesidad, debemos volver a la realidad de que no podemos hacer nada por nuestra cuenta. ¿Se está complicando esto?

Esto es porque es el Espíritu Santo que mora en nosotros quien nos ayuda a lidiar con el tema de crecer en Cristo. Porque, de hecho, de ahí viene todo el trabajo. Sin embargo, no sólo tenemos el Espíritu Santo como un ayudante en este asunto, sino también todos los 27 libros del Nuevo Testamento de la Biblia nos señalan en esta única dirección; la cual es crecer en Cristo.

Por lo tanto, cuando he estado mirando el rostro de aquellos en las congregaciones que parecen como si estuvieran perdidos, siempre existe la posibilidad de que realmente están perdidos, pero la situación más probable es que están tropezando con su fe, intentando, o Ya no intentando, de averiguar qué hacer al respecto. Cómo crecer, cómo matar a la carne, cómo someterse a Dios, cómo ser obedientes y todas las muchas otras instrucciones que la Biblia nos da.

Muchos de ellos no saben qué hacer, otros, pueden haberse cansado de intentarlo, otros pueden estar deambulando, sabiendo que hay algo que hacer, pero sin deseo ni urgencia de hacer nada al respecto. Muchos están incluso tratando, y pensando que están haciendo lo correcto, sin embargo, están haciéndolo mal, por lo que su crecimiento está estancado.

Sin embargo, muchos son como era yo, que aparentemente saturados por la palabra, a veces se vuelven insensibles, y ven la mirada en blanco de los que están en los bancos, y a menudo traen una fuerte reprensión a través del púlpito, o una sugerencia «sabia», o soluciones inadecuadas. Y todavía hay otros que simplemente deciden aprovechar la apatía o falta de brillo o la impotencia de aquellos la iglesia, no necesariamente intencionalmente, pero siempre inconscientemente manipulados por Satanás.

Por lo tanto, en la hora final, estamos frente al espejo, preguntándole a Jesús, qué hacer; Una vez más olvidando que Dios es soberano y que Él está en control de Su iglesia, y que nada está mal, es todo parte del plan maestro de Dios.

Por lo tanto, Dios usa la tribulación como una de sus herramientas para traer sus ovejas de nuevo al redil. Salmo 23: dice tu vara y tu cayado, me consuelan. Sin embargo, antes de que Él haga esto, usará Su palabra, o la reprensión de un amigo, o un sermón oportuno para guiarnos en la dirección correcta; Esta es la obra del Espíritu Santo.

Sin embargo, mientras que la tribulación no es necesariamente una reprensión o corrección del Señor, Él la usa a menudo para este propósito. Hebreos 12:7 nos dice que debemos soportar las dificultades como disciplina, porque Dios nos está tratando como hijos. Sin embargo, tendemos a buscar a Dios en tiempos de tribulación, porque como niños que buscan la ayuda de su padre, encontramos consuelo y aliento en Su presencia.

Yo, personalmente, he encontrado Su oído atento, escuchando cada grito, cada estremecimiento tembloroso, cada cobarde llanto, mientras el dolor hace que sus estragos a través de mi cuerpo. Y luego viene el impulso, el hambre de orar por los demás mientras oro por mí mismo; Como si recordar y traer los dolores y sufrimientos de los demás ante el trono de la gracia, trae paz y satisfacción a mi corazón, y una mayor convicción de que Dios escucha con especial atención a este tipo de oración.

Luego está el hambre con que lo buscamos a través de las Escrituras en tiempos de angustia, y cómo las Escrituras nos hablan de Sus amorosos brazos envueltos alrededor de nosotros, de Sus noches de vigilia parado al lado nuestro, sosteniendo nuestras manos y ayudándonos a dar cada paso en nuestra lento Caminar por el valle de las sombras. Pedro nos dice en 1 Pedro 5: 7 que arrojemos todas nuestras angustias sobre Él, porque Él cuida de nosotros

Salmo 34: 18-19 «El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los quebrantados de espíritu. Muchas son las aflicciones de los justos, pero el Señor los libra de todas.

En cuanto a la oración por otros, Santiago dice en Santiago 5:14-15 que los enfermos deben buscar la oración de los ancianos; Y en 1 Juan 5:15 leemos que debemos orar por los que se están descarriando, y el Señor los restaurará. En 1 Timoteo 2: 1-2 Pablo nos insta a hacer intercesiones, oraciones, peticiones y acciones de gracias en nombre de todos los hombres.

También vemos a Jesús a través de Su ministerio siempre intercediendo por otros, y haciendo un milagro tras otro. Lo vemos en Mateo 8: 5-13, Lucas 7: 1-10, Mateo 15: 21-28, Marcos 7: 24-30, Marcos 9-14-29, y en muchos otros casos. Hebreos 7:25 nos dice que Jesús vive para hacer intercesión por nosotros.

Por lo tanto, es nuestro llamado el hacer intercesión por aquellos que están en cualquier tipo de necesidad, ya sea en los buenos tiempos o malos tiempos. Porque nuestras oraciones son un tesoro para el Señor.

Y finalmente, mientras estamos en ello, sabiendo que otros luchan con su fe o con sus aprendizajes, ¿por qué no encontrar a alguien que podamos ayudar, o que pueda ayudarnos? Por qué no unir fuerzas con una o dos personas de nuestra confianza en la iglesia, y reunirnos una o dos veces por semana y estudiar las escrituras, y hablar sobre nuestros problemas y necesidades de oraciones. Puedo asegurarles, que sólo el crecimiento saldrá de ello.

Por lo tanto, ten la confianza para acercarse a alguien hoy, un hermano, una hermana en Cristo, o incluso alguien que no conoce a Cristo si este está dispuestos a escuchar y leer las Escrituras. Sólo cosas buenas saldrán de estas reuniones.

Yo, una vez por todas, ya no miro desde el púlpito con ojos críticos, sino más bien con ojos de amor y comprensión, pues sé lo difícil que es a veces escudriñar en la palabra, sobre todo cuando estamos abrumados por las presiones de la vida. Antes traigo consuelo y paz a la iglesia, palabras de edificación y convicción y soluciones que prácticamente nos acercan a Dios, que nos ayudan a aprender maneras de hacer buenos hábitos, de leer, orar y hablar a Dios y a los demás.

Para terminar, necesito que recuerdes poner toda tu carga en las espaldas de Jesús, Recuerda las palabras de Jesús en Mateo 11: 28-30. «Venid a mí, todos los que trabajan y están cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, porque soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave, y mi carga ligera.

¡Que el Señor los bendiga y los guarde!

José A. Luna


La Historia que aun no ha sido contada!

marzo 1, 2017
Isaiah
No Comments

Cada persona tiene una historia que contar, y al reflexionar sobre los salmos de David puedo volar a través de la vida de una persona que vivió momentos de paz y de guerra, de juicios, tribulaciones y gloria, un hombre cuya vida fue cuestionada por muchos hombres y retada por muchas circunstancias y quien surgió victorioso en todos los casos, un hombre que tenía grandes debilidades y defectos; deficiencias atadas a su grandeza y a su manera humilde y su fidelidad; un hombre pecador, el cual siempre comprendió su naturaleza y, sin embargo luchó por su redención y se ganó una lugar en el reino glorioso de Dios.
David era un hombre común con una pasión extraordinaria, y esta pasión le llevó por la vida. Y esta perseverancia está en el corazón de muchos hombres y mujeres que hoy caminan imperturbables, decididos a ser los siervos que Dios les ha llamado a ser, decididos a luchar por su lugar al lado del rey de reyes y por la Gloria de Dios.
Sin embargo, la historia nos da constancia de la caída de grandes hombres quienes permitieron que su historia fuese empañada por el mal y la oscuridad y el surgimiento de muchos otros quienes vestidos en la humildad y el amor de Cristo Jesus han traido hermosas sonrisas a nuestro creador.
Supongo que ya has notado que no estoy hablando de la historia que es escrita en la tierra por los hombres, sino de una que es mucho más importante, más trascendental, y la cual no llegamos a contar hasta que el último capítulo ha sido escrito, la cual determina cual será nuestro nuevo hogar cuando la vida en la carne llega a su fin, y nuestra nueva vida comienza.
Siempre he sido un amante de la historia, aunque creo que es injusta, Pues veo como esta trae a la luz la vida del hombre, pero solo de aquellos que, o bien lograron grandes hazañas, o causaron gran dolor, pero la historia de las personas incógnitas, las cuales nunca fueron notadas porque son ‘mediocres, sin importancia’ han desaparecido en los oscuros callejones de tiempo. Sin embargo, entre estas, hay verdaderas historias de amor, pasión, tristeza, sufrimiento, heroísmo, historias que les importa a aquellos que rodeaban a quienes las vivieron, y muchas de los cuales son contadas, a veces con alegría, a veces con orgullo, o con tristeza, de una generación a la siguiente.
Mas en el Reino de los cielos todas las historias son escritas. Y si yo he de ser un escriba, estaría pidiendo sentarme en la mesa donde estas historias son escritas, pues al ver las tantas vidas que me rodean hoy día, comprendo el dolor con el que la tinta dibujará las letras en muchas de esas paginas, y sé que una tristeza abrumadora me acogerá y muchas lágrimas serán derramadas mientras escribo acerca de las innumerabless vidas que se pierden en la oscuridad eterna. Pero también sé que tendré la bendición de escribir muchas palabras de triunfo, de gloria, de alegría y exaltacion, mientras escribo en estas páginas la historia de aquellos hombres y mujeres, que al igual que David, tuvieron debilidades y fracasos, y momentos de tristeza y desesperación , pero que a través de su vida trajeron gloria a Dios y se mantuvieron firmes y decididos contra toda oposición, extendiendo su mano a los enfermos y a los hambrientos, y a aquellos que estan en las cárceles, (Mateo 25:36) y predicando un evangelio limpio, no adulterado, el evangelio de la salvación a través de la sangre del cordero. (Hechos 1:8)
Sé que una labor como ésta sería remuneradora, satisfaciente, llena de emoción y de drama, de risas y alegrías, porque sé que habrá muchos que no llegaran a ver el Reino de los cielos, pero los pocos que lo harán, tendrán una impresionante historia que contar.
Por ahora, solo pido al Señor que me permita seguir siendo su siervo para las naciones, y que me permita continuar viviendo la alegría de ver la vida de los muchos que están siendo rescatados de las garras del infierno y traídos al reino de la luz, pues al hacer esto, puedo ser parte de la historia de muchos que están logrando la mayor victoria que cualquier hombre o mujer pueda alcanzar, la victoria de poder llegar a contar su historia al Cordero de Dios, al Príncipe de Paz, a nuestro señor Jesucristo.
Espero que al leer las letras escritas en esta historia sean ustedes inspirados a re-trazar la dirección de sus propias historias, y estén dispuestos a tomar el camino angosto el camino que conduce a la salvación y al regazo del arquitecto de todas las cosas.
Porque no podemos reescribir nuestro pasado, pero siempre podemos escribir un nuevo final para nuestro futuro!

Rev. José A. Luna

Siervo de Cristo Jesús


Avivate!

febrero 27, 2017
Isaiah
No Comments

Él no es el Dios de los muertos, sino de los vivos. (Mateo 22: 32b)

Cuando Jesús confronto a los saduceos acerca de la resurrección, Él dijo algo profundo y significativo, que a menudo pasamos por alto. Porque al decir estas palabras, estaba hablando de que Dios es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Los tres patriarcas, que habían profesado fe en Dios, pero que obviamente están ahora muertos.

Esto nos hace pensar, que Jesús está hablando de algún tipo de condición especial, cuando está diciendo que Dios es el Dios de los vivos.

Yo Les propongo que Jesús habla específicamente de aquellos que han profesado fe en Cristo y, por lo tanto, están espiritualmente vivos en la tierra o en el cielo. Porque Dios no es el Dios de aquellos que viven en la tierra y rechazan el Señorío de Cristo, aquellos a quienes la Biblia declara muertos en sus transgresiones. (Efesios 2: 1) La Biblia dice acerca de ellos, en Romanos 1:24 que Dios los entregó a los deseos pecaminosos de sus corazones. Ni es Él el Dios de los que murieron en sus pecados y ahora están en sus tumbas esperando el juicio y su consecuente segunda muerte. (Apocalipsis 2:11)

Los que siguen a Jesús, sin embargo, son mencionados en la Biblia como resucitados y vivos en Cristo, (Romanos 6: 5, 6:11), y son hijos de una promesa mayor, la esperanza de la Gloria y la vida eterna en el cielo. (Colosenses 1:27, I Juan 5:13)

Por lo tanto, ¡Avívate, abraza el regalo gratuito de la salvación, Cristo te está llamando!


Consolación en tiempos de Congoja!

febrero 17, 2017
Isaiah
No Comments

Ya yo había oído antes similar aserción, ‘sé por lo que estás pasando’ y aunque nunca respondí a esta afirmación mi pensamiento fue, ‘no, realmente no tienes ni idea’.

Esta es una dolorosa realidad de aquellos que están pasando por la pena y el sufrimiento, nadie sabe realmente lo que podríamos estar pasando, a excepción de Dios. Porque nosotros somos individuos, somos diferentes el uno del otro, incluso aun parientes cercanos quienes podrían tener muchos rasgos similares o similitudes culturales y sociales, sus caracteres no son iguales, su composición genética no es igual, su estructura interna no es igual, Sus pensamientos no son los mismos, y sus afectos no son los mismos.

Todos pensamos diferente, vemos cosas diferentes, amamos diferente, e incluso nuestras aflicciones se sienten diferente, así que es imposible que alguien diga que sabe lo que está pasando otra persona.

Incluso los psicólogos expertos y los psiquiatras pretenden entender la forma en que una persona piensa, pero aun cuando esta persona revela los secretos interiores dentro de su corazón, hay cosas que ni siquiera él o ella pueden revelar sobre sí mismos, porque ellos mismos no las entienden completamente. Sólo Dios conoce nuestros más íntimos secretos. El salmo 139:13 dice, porque tu formaste mis partes internas; Me tejiste en el vientre de mi madre.

Cuando mi padre murió en 1984 pensé que mi mundo había llegado a su fin; y no era sólo el amor o la ansiedad de separación lo que me afectó. yo era un joven orgulloso y egoísta que pensaba que el mundo tenía cosas asombrosas reservadas para mí, Y veía el deterioro de mi padre, un hombre de acero, como algo contrario a mi sistema de creencias interiores. No podía aceptar que la vida fuera tan frágil, y que pudiéramos simplemente desfallecer y morir. Y especialmente no mi padre, a quien yo había conocido como un hombre duro y emprendedor.

Más tarde ese año pasé una semana en un hospital, completamente desconectado de la realidad, tuve un colapso nervioso, perdí la noción de las cosas, y ni siquiera sabía lo que pasaba a mi alrededor. un Psiquiatra me trató, e intento restaurar mi estado mental; pero Él realmente no lo sabía, porque, la verdad es que, yo tampoco sabía, lo que estaba pasando dentro de mí. Sólo años de reflexión interna y meditación, y la poderosa mano de Dios trajo eventualmente la verdad a la luz.

Entonces en julio de del año 2000 perdí a mi prometida, en un abrir y cerrar de ojos, un instante ella estaba aquí, y en el siguiente ella se había ido, para siempre. La vida es tan fugaz, tan frágil y tan poco fiable, ni siquiera como una broma podemos pretender tener algún control sobre ella. Mi prometida Tenía 32 años, una mujer joven sana con un extraordinario impulso e inteligencia. Una verdadera guerrera, y una verdadera empresaria, y así de pronto, en un soplo, ella se había ido.

Yo pensé que estaba preparado para esto, y lloré durante una semana y luego volví al negocio como de costumbre, excepto que no era como de costumbre, porque esconder tu dolor no lo hace desaparecer, solo lo infla, Como un globo, hasta explotar en algún lugar por dentro. Pensé que todo estaba perfecto, y en la opinión de todos mis allegados, yo lo había manejado todo magníficamente, incluso yo creí que todo había terminado, y entonces las evidencias de problemas escondidos empezaron a aparecer, el consumo excesivo de alcohol, la hiperactividad extrema, el descuido paulatino de mis obligaciones, y así sucesivamente. Gracias a Dios, porque Él tenía un mejor plan reservado para mí, y María estaba alrededor de la esquina esperando para rescatarme. Pues ella fue quien, indirectamente me salvó de la profunda agonía por la que estaba atravesando, y de la cual yo no estaba completamente consciente. Huelga decir que todo esto era parte del plan perfecto de Dios.

Avanzando hasta el presente, últimamente he estado viendo gente morir a mi alrededor con inquietante frecuencia, y sigo orando a Dios, preguntándole dónde está la enseñanza en esta experiencia, sabiendo muy bien que mientras mi cosmovisión ha cambiado radicalmente en los últimos 17 años, sólo un encuentro cercano con la muerte nos dice realmente cómo vamos a reaccionar alrededor de ella.

De todos modos, nosotros, como cristianos, tenemos una ventaja significativa sobre aquellos que no son seguidores de Jesús; Un conocimiento que nadie más puede aprovechar. Pues mientras un amigo puede ser útil en tiempos de dolor, y mientras que una palabra de consuelo podría traer algo de paz a nuestro corazón. Nadie es realmente capaz de ver dentro de nosotros para decir las palabras correctas, o para actuar de la manera correcta.

Sin embargo, el Señor conoce nuestro ser interior, nos conoce antes de que fuésemos hechos, él ya nos conocía antes de que el mundo comenzara.

El Salmo 119: 16 dice: Tus ojos vieron mi sustancia sin forma; En tu libro fueron escritos, cada uno de los días que se formaron para mí, cuando aún no había ninguno de ellos. Sólo Dios nos conoce plenamente y verdaderamente, sólo Él conoce nuestro cada pensamiento, cada uno de nuestros sentimientos, todos nuestros dolores, sólo Él es capaz de traer consuelo en medio del sufrimiento, Él entiende nuestro dolor, y sólo Él puede hablar a nuestros corazones con Palabras de consuelo y restauración.

El Salmo 107:13-14 nos dice: Entonces clamaron al Señor en su angustia, y él los libró de su agonía. Los sacó de las tinieblas y de la sombra de la muerte. Y eso es porque es sólo viniendo ante Él y permitiéndole darnos su cuidado que veremos la luz

2 Corintios 1:4-5 dice que Él nos consuela en todas nuestras aflicciones, para que podamos consolar a los que están en alguna aflicción, con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios. Porque, así como compartimos abundantemente en los sufrimientos de Cristo, también por Cristo compartimos abundantemente en consolación.

Su palabra dice que Él sana a los quebrantados de corazón y ata sus heridas, Él dice que el llanto puede durar toda la noche, pero el gozo viene por la mañana. Porque siempre la mañana vendrá pronto si nos aferramos a Él.

Entiendo que mi amigo estaba tratando de ser amable cuando me dijo que él sabía lo que yo estaba pasando, el día de mi novia murió, sin embargo, encontré sus palabras condescendientes y cliché, sin sustancia en ese momento. Y aunque no le respondí, preferiría que se hubiese quedado callado, que sólo me regalara su compañía, no tratando de consolarme, de animarme o de darme algún tipo de ayuda, solo su presencia hubiese sido Suficiente.

Dios, por otro lado, cuando estamos en este tipo de dolor, queremos escuchar de Él, queremos una grandiosa explicación, queremos que Él despliegue en detalles todo el plan detrás de esta idea de sacar a nuestros seres queridos de este mundo, Mas Él es el amigo silencioso, que sólo abraza nuestro corazón, haciéndolo sentir acogedor y protegido, para que nuestro dolor no entre demasiado profundamente. Él es el amigo que nos abraza suavemente, dejando que Sus lágrimas rueden sobre nuestras espaldas cuando Él llora con nosotros, como Jesús lloró en Juan 11:35, porque Él conoce nuestro dolor, Él conoce nuestra congoja, y Él sufre nuestro sufrimiento, porque Él ha Probado de primera mano cómo el pecado y la corrupción han hecho este mundo desmoronarse, y cómo este ha traído el sufrimiento y las lágrimas a la vida de sus hijos

Y así, Él nos dio a Su único hijo, a expensas de Su propio sufrimiento, para traernos consuelo y esperanza, para que un día sean Limpiadas todas las lágrimas de nuestros ojos; Y no habrá más muerte, ni dolor, ni llanto, ni más sufrimiento; porque las cosas viejas han pasado, y todas son hechas nuevas (Rev. 21: 4)

Que el Dios de toda consolación os traiga toda consolación y alegría. Especialmente en los tiempos de sufrimiento.

José A. Luna

Un siervo de Cristo Jesús


La Idolatria de Hombres!

enero 29, 2017
Isaiah
No Comments

Hace un par de noches estuve mirando brevemente un popular programa en la televisión secular llamado American Idol, y miraba como al cerrar, esta temporada, como ellos le llaman, se estaba presentando un cierto tipo de reconocimiento a la persona que ha producido el espectáculo por los últimos diez años.
Mientras las imágenes escapaban de la pantalla, yo reflexionaba acerca del título del programa, y lo bien que este encaja en lo que estas personas hacen. Al mismo tiempo meditaba sobre la manera en que el mundo ha destrozado, escupido, pisoteado, y defecado sobre el primer mandamiento de Dios. No pude evitar ver en mi mente imágenes de personas recibiendo medallas, placas, lazos y coronas. Igualmente pasaban por mi mente imágenes de adulación y adoración y reverencia e idolatría de personas de carne y hueso, de personas falibles como tú y yo.
La idolatría de seres humanos se ha convertido en una empresa tal, que hoy día las universidades y las escuelas de estudios superiores han desarrollado especialidades, maestrías y doctorados en el campo de esta materia.
Y la gente puede ir a la escuela y recibir entrenamiento para convertirse en expertos en hacer grandes ídolos de cualquier Pedro o Juan.
Sólo en los Estados Unidos, podríamos señalar a Hollywood, Las Vegas y Broadway, como perfectos ejemplos de lugares especializados en fabricar «estrellas».
Hoy día Tenemos la «industria del entretenimiento», la cual ya se ha dividido en sub sectores como la “industria de la Música» o “la industria del Cine» o “la industria de los Deportes» y podríamos seguir enumerando muchas otras “industrias” dedicadas a tal propósito
En todos los campos imaginables hemos instituido un sistema no sólo para exaltar la capacidad, o las cualidades naturales o aprendidas de seres humanos ordinarios, sino hacer de ellos “dioses”. Y nos hemos dedicado descaradamente a esta tarea con regocijo, como si fuera una gran cosa la que estamos haciendo, como si no hubiese pecado en ello, especialmente el pecado mas aborrecido por Dios.
Lo más espeluznante de esta despreciable práctica es que los “evangélicos” la han importado al cuerpo de Cristo. Hoy nos encontramos con que cada denominación cristiana ha sido infectada por esta nauseabunda enfermedad, y podemos identificar entre los “hermanos” cristianos, «Músicos», «evangelistas», «apóstoles» e incluso «pastores»: quienes están siendo adorados por sus seguidores y quienes de buena gana y sin vergüenza alguna aceptan tal adoración.
Es suficientemente grave que el mundo haya rechazado a Dios y a nuestro Señor Jesucristo de manera flagrante con esta practica inmunda, pero el hecho de que nosotros estemos, no sólo siendo imitadores del mundo, pero igualmente practicando tales aberraciones, Amerita un grito de ira y de protesta por parte de los santos.
Yo no me avergüenzo del evangelio. «Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela, una justicia que es por fe de principio a fin, tal como está escrito:» El justo vivirá por la fe «(Romanos 1:17)
Y es que la justicia de Dios me hace avergonzarme de tener que gritar al mundo que existe tal práctica entre los cristianos. aunque son aquellos que practican tal libertinaje los que deberían avergonzarse, los que deben arrepentirse y venir al trono de gracia para el perdón de sus pecados, porque su insensatez absurda los condena a la maldición eterna, pues en sus prácticas, están arrastrando a miles de almas al infierno con ellos.
En cuanto a aquellos que siguen a estas personas, y se dejan engañar, siendo atraídos por estas prácticas demoníacas, debo advertirles que abran los ojos.
La Biblia es categóricamente clara «No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te hagas ningún ídolo en forma de cualquier cosa arriba en el cielo o abajo en la tierra o en las aguas abajo». (Éxodo 20:3-4).
Y Dios dijo en Ezequiel 6:9b; Se acordarán de cómo sufrí por culpa de su corazón adúltero, y de cómo se apartaron de mí y se fueron tras sus ídolos malolientes. ¡Sentirán asco de ellos mismos por todas las maldades que hicieron y por sus obras repugnantes!
La idolatría de cualquier tipo es una práctica pagana, la cual fue introducida en la iglesia por los católicos, una práctica en cuyo ejercicio el mundo se regocija. El mundo necesita la salvación y nos corresponde a nosotros guiarlos al arrepentimiento para el perdón de sus pecados, pero ¿cómo podemos hacerlo si nosotros mismos estamos realizando estas detestables prácticas?
La Biblia nos enseña en 1Corintios 10:7; no sean idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: «El pueblo se sentó a comer y beber y se levantó para disfrutar de la juerga pagana».
Creo que aquellos que vivimos en el evangelio de Jesucristo conocemos las consecuencias de serle infiel a Dios, y nos corresponde a nosotros abrir los ojos de aquellos que están involucrados en tales prácticas, o de aquellos que viven en el engaño, creyendo que son salvos, aunque están llevando una vida de pecado.
La Biblia dice en Efesios 5:5, porque de esto pueden estar seguros: que no persona inmoral, impura o codiciosa – esta persona es un idólatra – tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios.
Podría citar cientos de pasajes tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, que expresan claramente el disgusto con el que Dios ve la idolatría.
Sé salvo, sigue solo al Señor Jesucristo y sus enseñanzas, y no te dejes engañar por las doctrinas de los hombres.
Con mis bendiciones, en el nombre de Jesús. Amén

Rev. José A. Luna
Siervo de Cristo Jesús


Su mano derecha nos sostiene

enero 26, 2017
Isaiah
No Comments

Yo sé que mi redentor vive, y que al final él permanecerá sobre la tierra. Job 19:25

Este es uno de aquellos días en que el Señor me despierta en la madrugada, no para hablarme, sino para que yo le hable a Él. Y sí, no se trata de un monólogo, Él responde. Y sus respuestas son tranquilizadoras y reconfortantes; Y me dan consuelo, confianza y tranquilidad, pero lo más importante es que me dan un gran entendimiento de Su naturaleza, de Su carácter y especialmente de Su amor.
Después de un largo ir y venir a través de Gálatas 3 y Génesis 12, 15 Y 17, y Romanos 4, y Mateo y Juan y Lucas y Marcos, en ese orden, Él me guio al salmo 18, sólo para mostrarme algunas cosas que no había Visto, aunque he leído este salmo incontables veces.
En él descubrí cuan poderosa es mi posición delante de Satanás, y cuan segura es mi posición en Cristo. Esto no es algo que yo no conocía, pero es fácil dejar que tu cerebro oculte cosas que son extraordinariamente importantes para nuestra fe y nuestra relación con Dios. Y esto no es cosa pequeña, porque sé de primera mano cómo cada cristiano que conozco ha pasado por momentos de debilidad e incluso de fracaso; Momentos en que a pesar de lo que saben, se sienten derrotados, incompetentes, incapaces de pararse y luchar.
Sin embargo, la Biblia nos dice que somos competentes como ministros, todos nosotros, no sólo algunos, sino todos, nos dice que tenemos una armadura impenetrable que cubre todas las partes esenciales para estar firmes, y para avanzar, avanzar en la batalla. Pero, y esto es algo que he predicado frecuentemente en el pasado, el no estar claros, en el entendimiento de nuestra identidad, y el a menudo flaquear en nuestra búsqueda de la santificación, a través de la devoción y la oración, nos hace inútiles para Cristo, y nos coloca en el lugar de simples espectadores, En lugar de soldados, equipados y capaces de luchar.
El Salmo 18 nos dice que Él mantiene mi lámpara encendida, Él convierte mis tinieblas en luz, con Su ayuda puedo avanzar contra cualquier reto o tribulación, Él me da poder para escalar altos muros. Aleluya. Además, este salmo nos dice que: » Él hace mis pies como los pies de un ciervo; Él me hace subir a las alturas. Entrena mis manos para la batalla; Mis brazos pueden doblar un arco de bronce. Tú haces tu ayuda salvífica mi escudo, y tu mano derecha me sostiene; Tu ayuda me ha hecho grande. Proporcionas un camino amplio para mis pies, para que mis tobillos no cedan. «(V. 33-36)
Este Salmo fue escrito proféticamente por David en medio de su victoria sobre Saúl, y sin embargo, encaja perfectamente en la vida de los redimidos. Porque somos una generación de soldados, mirando hacia el último campo de batalla, porque mientras la Historia se desarrolla delante de nuestros ojos, y vemos como la profecía se está cumpliendo a través de los acontecimientos históricos que están teniendo lugar alrededor del mundo, no podemos permitirnos ignorar nuestro llamado, Nuestra obligación, y las enormes implicaciones que traen consigo. Porque Dios nos escogió para Su gloria, y para nuestra lucha con todas nuestras fuerzas para cumplir nuestro compromiso, la tarea que nos ha sido asignada.
Job, en medio del sufrimiento, tuvo una visión de la esperanza de gloria, igual que la tuvieron Abraham e Isaac, y Jacob, y los jueces y los profetas, y cada hombre que Dios separó y usó para su gloria a través de la historia del Antiguo Testamento. Pero para nosotros, Él reservó la más grande revelación; Un privilegio que ninguno de estos grandes hombres y mujeres tuvieron.
Entonces, porque este privilegio incluye una bendición y un regalo que nunca puede ser arrebatado de nuestras manos, el cual es Cristo en nosotros, la esperanza de gloria (Col.1: 27) tenemos la razón más poderosa para luchar, para perseverar y no Desfallecer en nuestra persecución de la corona de justicia, porque sabemos que nuestro redentor vive, y sabemos que hemos sido sellados, separados y dotados con el Espíritu Santo como garantía de nuestra esperanza De gloria.
Así pues, marchemos al campo de batalla, sabiendo que la guerra ya ha sido ganada, y que Él ha adiestrado nuestras manos para la batalla, y que Su mano derecha nos sostiene.
Que el Señor los bendiga y los guarde, y que su rostro siga brillando sobre ustedes mientras se mantienen ceñidos con la Armadura Dios, valerosos en preparados para toda buena obra, en santidad.
José A. Luna
siervo de Cristo Jesús

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021