Category Archives: discipulado

Loading
loading..

Yo Soy su Herencia

octubre 15, 2018
Isaiah
, ,
No Comments

Cuando leo Efesios 1: 17-20, no puedo evitar lamentar la falta de comprensión que tenemos sobre el poder de Dios hacia nosotros.

Y cuando digo Dios, hablo del gran YO SOY, el glorioso padre, el que dijo: «Hágase la luz, y se hizo la luz». El que puso el aliento de vida en nosotros, el mismo Dios que hizo las estrellas y las galaxias y el espacio infinito, y en medio de Su creación, nos dio un lugar para que viviéramos, para que pudiéramos vivir para alabanza de Su gloria.

Ese mismo Dios, el Dios del universo, el único Dios verdadero, me ama, y ​​Él me ama tanto que envió a su único hijo a la tierra, a vivir como uno de nosotros, en el limitado, frágil y corrompido cuerpo perecedero de un ser humano. Para que Él pudiera entregarse como sacrificio en nuestro lugar, y darnos vida.

Pero no se detiene ahí. Él eligió hacernos su herencia, esto es cuánto valor tenemos para Él; Él nos llama su gloriosa herencia, y ve las riquezas, el triunfo y el placer de tenernos un día viviendo en su presencia, cuando Él podrá disfrutar de nosotros en toda la plenitud de su poder. WOW, esto es demasiado grande para mi limitada mente, me mareo solo de pensarlo.

Cuando Pablo ora para que el Dios de todas las maravillas nos brinde el Espíritu de sabiduría y revelación, él está tratando de que entendamos todo esto, está buscando que conozcamos a Dios, que lo conozcamos en todo su misterio, en toda su profundidad, en todo su poder y amor hacia nosotros, porque cuando lo hagamos, entonces entenderemos, entonces veremos la esperanza a la que Él nos ha llamado; la cual no es solo esperanza, sino el conocimiento de un futuro que ya es una realidad en nuestras vidas si estamos dispuestos a vivirlo.

El conocimiento de que todo su poder nos ha sido otorgado, que el mismo poder que Dios ejerció para hacer su creación, para traernos a la vida, para resucitar a nuestro Señor Jesucristo y sentarlo a su mano derecha, ese mismo poder está continuamente Trabajando en mí y en ti si estás dispuesto a recibirlo.

Entonces, ¿cuáles son mis limitaciones como persona? No hay ninguna, estas solo existen en mi mente, puestas allí por una existencia corrompida que no estaba destinada a ser, y solo mi mente es autolimitada, y limita mi corazón y mis esperanzas y toda mi existencia, limita mis potenciales, mi Sueños, e incluso mis acciones, y con ello, también limita mi eternidad.

 Pero la Biblia me dice que soy capaz de renovar mi mente, Pablo dice en Romanos 12: 2 «Sed transformado», lo que significa que puedo deshacerme de lo viejo y reajustar mi mente para vivir la realidad de mi nueva vida en Cristo. Y vivir de acuerdo con su poder, que está funcionando en mí (Ef. 3:20) y todo lo que necesito hacer es dejar volar mi mente, soñar, creer y actuar de acuerdo con ese poder; La Biblia dice que soy una nueva creación, (2 Corintios 5:17); que mi vieja carne limitante ha sido crucificada con Cristo, (Gálatas 2:20); y que he nacido de nuevo con un nuevo ADN incorruptible que ya está trabajando en mí con el poder sobrenatural que Dios hoy ejerce en mí.

Y siendo esto cierto, ¿qué es lo que limita mi ser? ¿Qué es lo que limita mi hacer? ¿Qué es lo que limita toda mi existencia?

Es hora de romper con el miedo y de dejar que nuestra mente se ponga a trabajar con el poder ilimitado disponible, es hora de dejar que nuestra nueva vida incorruptible tome el control y actúe en una eternidad que se apodera de nosotros mientras nuestra carne corruptible decae. Es hora de ser los hijos que Dios nos hizo ser y dejar de lado la corrupción limitante de la caída del hombre.

Las instrucciones que Dios nos da en su palabra no son para que aprendamos sino para que hagamos, no nos dice lo que podemos ser, nos dice lo que somos, quiénes somos y qué hacer de acuerdo con nuestra identidad y realidad.

Así que deja a un lado la realidad falsa en la que estás viviendo, ¡y VIVE!

Jose a luna

Un siervo de cristo Jesús


Irreprensible!

agosto 27, 2018
Isaiah
,
No Comments

Siempre doy gracias a mi Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;  porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en El, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

La primera carta de Pablo a los Corintios fue una carta de necesidad. Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero; y mientras estaba en Éfeso, había recibido información de la casa de Chloe de que había todo tipo de situaciones en la iglesia, desde facciones, disensión, incesto, divorcio, asuntos legales, rebelión e incluso prácticas paganas, entre otras. La iglesia no había sido capaz de separarse de la influencia negativa de una cultura que era altamente corrupta.

Corinto era una ciudad de alto comercio, debido a su ubicación, lo que obligaba a la mayoría de los barcos que visitaban la región a detenerse allí, trayendo gran afluencia, y con ello, gran libertinaje a la ciudad. El problema más serio en la iglesia, sin embargo, era la mundanalidad y la falta de voluntad de sus miembros para separarse de la Cultura que los rodeaba, la mayoría de los creyentes no podían separarse consistentemente de sus viejas formas egoístas, inmorales y paganas.

En la carta, Paul, intenta hacer una serie de correcciones, aunque esta también contiene muchos puntos de vista doctrinales. En esta, él resalta los asuntos de desobediencia, pecado sexual, adoración apropiada, la manera apropiada de tomar la cena del Señor, los dones espirituales, la doctrina de la resurrección de Cristo, la sabiduría divina, cómo tratar con cristianos inmaduros y el amor piadoso. Entre otros.

Es muy importante destacar la manera en que Pablo comienza esta carta, la cual si bien es similar a otras de sus cartas, nos obliga hoy a hacernos una pregunta.

Como hemos notado, la carta comienza como una típica escritura de Pablo, con una introducción, un saludo, etc. Pablo primero anuncia su apostolado el cual le da autoridad para escribir estas correcciones y reproches,

Sin embargo, en el versículo 2 él dice: «a los santificados en Cristo Jesús y llamados a ser su pueblo santo». Él está diciendo que, habiendo dado su profesión de fe en Cristo, estas personas han sido santificadas, y están caminando en rectitud, en santidad, con una seguridad eterna garantizada en el día de Cristo.

No olvidemos que de acuerdo con esta carta, este es el peor ejemplo de una iglesia con la que Pablo tuvo que tratar y, sin embargo, el los llama Santos.

Además de esto, Pablo los agrupa con todos los santos, con todos los que alguna vez invocaron el nombre del Señor y están viviendo una vida santa. Este es un punto muy relevante, y necesito que usted haga una nota mental al respecto. Dígase a sí mismo, yo soy santo junto con todas las personas santas pasados presentes y futuras.

Ahora atrape esta observación y no deje que se escape de su mente y de su corazón. Porque esto es muy poderoso.

Cualquiera que sea tu circunstancia, independientemente del lado de la cama en que te hayas levantado hoy, independientemente de la rabieta que tiraste porque no querías levantarte, independientemente del mal humor o, el mal pensamiento, o la palabra no tan agradable que le dijiste esta mañana a tu vecino, o incluso a pesar de lo que hiciste hoy, que sabes que es un pecado contra Dios. Si has profesado pertenecer al Señor Jesucristo, si declaraste con tu boca que Jesucristo es el Señor, y creíste en tu corazón que El resucitó de entre los muertos (Romanos 10: 9), entonces tú estás santificado, tú eres santo, tan santo como todos los que alguna vez han hecho profesión de fe, y permanecieron fieles a Dios durante toda su vida. Tú eres Santo. Por favor dígalo en voz alta. Yo soy santo

Ahora, retrocedamos un poquito por un momento. Todos estamos de acuerdo hasta ahora, somos santos; excepto aquellos que están aquí y que aún no le han entregado sus vidas a Cristo, y si usted es esa persona en este momento, usted sabe que si se cae muerto en este momento, irá directo al infierno, no hay una estación de espera, no hay purgatorio, no hay excusa o explicación, si mueres en este momento y no eres cristiano, estás en un gran problema, porque te vas directo al infierno, al eterno tormento de llamas y fuego, donde los gusanos no mueren (Marcos 9:48), y te devoran constantemente mientras lloras y sufres y chillas, y gritas. Esa es tu realidad, pero no tiene que ser así, puedes en este momento, decirle al Señor, quiero ser tuyo, quiero ser tu siervo, quiero ser un hijo de Dios, puedes decírselo ahora y entregarle tu vida a Él, dile que te arrepientes de todos tus pecados, y serás perdonado, y al instante, el estado de tu vida cambiará, y tendrás la seguridad eterna, y ya sea que vivas o mueras, pertenecerás a Cristo (Romanos 14: 8). Y el Espíritu Santo vendrá y vivirá contigo (Juan 14:16), y te ayudará a vivir una vida de justicia. ¿Alguien aquí que no está seguro acerca de su salvación? Este es el día de la salvación. La Biblia dice, busca al Señor mientras puede ser encontrado. (Isaías 55: 6)

Haremos este llamado nuevamente más tarde, pero sigamos adelante.

Así que fíjense en lo que dice aquí en el versículo 4: «Siempre doy gracias a Dios por vosotros, por la gracia que os fue dada en Cristo Jesús». Pablo les está diciendo a los corintios, que él está orando por ellos todo el tiempo, lo que estoy queriendo decir es que esto parece una locura, él sabe qué montón maleantes son los corintios, él sabe que ellos están violando todas las leyes posibles, pecan de todas las formas posibles, como si pensaran que se les van a acabar los pecados y quieren cometerlos todos antes que desaparezcan. Por supuesto, estoy seguro de que muchos de los corintios no vivían de esta manera, pero por lo que se percibe, la mayoría de ellos estaba en pecado. Y sin embargo, Pablo les está diciendo aquí que Él agradece a Dios todos los días por ellos, porque la gracia de Dios ha sido derramada sobre ellos.

Sin embargo, debemos notar una cláusula importante al final de esta declaración. «En Cristo Jesús» Dios está derramando Su gracia sobre ellos en Cristo. Sin Cristo no hay trato, sin cristo no nos toca nada, sin cristo nos vamos todos al infierno, sin cristo estamos en la ruina, no tenemos nada que buscar aquí aparte de Cristo Jesús. Y sin embargo, Dios ha derramado su sobreabundante gracia sobre ellos, a pesar del hecho de que están pecando a diestra y siniestra. Y Pablo entiende el logro y el Milagro que representa tener una iglesia plantada en la región más perversa del mundo en esos momentos. Él reconoce que muchos de ellos pueden estar trastabillando, aun descarriándose, pero son una iglesia, una iglesia que él plantó por el mandato de Dios, y ellos han recibido el Espíritu, y esto es evidente por los muchos dones que se habían estado manifestando en esta iglesia

En el versículo 5, Pablo dice: » porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en El, en toda palabra y en toda ciencia”. Espera, necesito parar aquí por un momento.

¿Quiere decirme que, como cristiano, y a pesar de mis constantes errores, he sido enriquecido en todos los sentidos? ¿Y qué significa «en todos los sentidos»?

La gracia abundante de Dios es un don, e igualmente lo son el don del conocimiento y la sabiduría e incluso del habla. Y estos además de todos los demás dones vienen precisamente por gracia. Una gracia que no es condicional. O limitada y la cual es dirigida con premeditación a rehacer tu vida

Cuando Dios derrama Su gracia sobre Sus hijos, Él derrama toda su gracia, no solo una porción, pero toda, y junto con ella también viene cada don que le es dado a todo aquel que ha sido redimido, y nadie puede decir que no tiene ningún don, porque todos los tenemos de un color u otro. Es solo cuestión de descubrir y poner en práctica lo que el Señor nos ha dado por su gracia.

Es por eso que Pablo dice en el versículo 7 «Por lo tanto, no te falta ningún don espiritual mientras esperas ansiosamente que nuestro Señor Jesucristo sea revelado», y este es el asunto iglesia. La expresión de la manifestación del espíritu en nuestras vidas es la exteriorización de nuestros dones y de los frutos que los acompañan.

Cuando yo nací en Cristo, el Señor vino a verme con una gran canasta de regalos, llena de juguetes, artilugios y utensilios muy bien empacados, Ahora, porque yo era un bebé, ni siquiera podía alcanzar la canasta, por lo que Él tuvo que abrir y entregarme los que él sabía que eran los más fundamentales para mí en ese momento, como el discernimiento, la sabiduría, el apetito por el Señor y por su palabra, etc. entonces Él me dijo: «Aquí tienes mi bebé», “juega con estos por un tiempo hasta que aprendas a dominarlos y luego puedes abrir los otros.”

Y así, con este apetito, comencé a comer la Biblia, absorbiendo y masticando cada palabra, orando al Señor y pasando tiempo con él, y la sabiduría y el discernimiento me sirvieron para elegir sabiamente las cosas que hacía, para rechazar Las cosas de mi pasado que eran perniciosas, o dañinas para mi alma, aprendí a filtrar las cosas en las que yo ponía mis ojos, o a las que mis oídos prestaban atención, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17), y esa novedad, y ese renacer, y esa hambre, me hacían saltar de alegría, de regocijo, me mantenían contento y parlanchín, siempre quería estar hablando de Cristo Jesús. Y luego comencé a dar mis primeros pasos, y pude alcanzar la canasta, así que abrí algunos de los otros regalos, no todos al mismo tiempo, pero los que el Espíritu me ayudó a discernir que eran los más adecuados para mi edad espiritual. Y así comencé a leer libros más grandes y mejores, me inscribí en una escuela de teología, un día comencé a hablar en lenguas y comencé a escuchar algunas palabras de Conocimiento desde el espíritu por aquí y por allá, y luego se desarrollaron mis pulmones y mis cuerdas vocales espirituales; Lo suficiente como para decir algunas palabras. Y así continué estudiando, y leyendo libros masivos todo el tiempo al mismo tiempo trabajando en la iglesia, y ejerciendo mi don de servicio y hospitalidad, ejercitando mis habilidades. Y después de muchos años, aquí estoy, ya crecido, y aun aprendiendo todos los días. Aprendiendo de otros pastores, de mi esposa y mis hijos, de libros, de la Biblia, del Espíritu Santo, siempre escuchando y dispuesto a tomar notas, sin importar quién esté hablando, siempre sabiendo que podemos aprender de cualquiera, y que el Santo Espíritu de Dios siempre extraerá las cosas buenas y provechosas de cualquier situación

Un joven llamado Charles Spurgeon, entró en una iglesia huyendo de la lluvia, y allí, había un predicador  quien, según él, era el predicador más inepto que él jamás había escuchado, este hombre no tenía ni idea de lo que estaba diciendo, y, sin embargo. Con las palabras de ese predicador, Charles Spurgeon, se sintió compelido en ese día, a entregarle su vida a Cristo. Charles Spurgeon fue el predicador más poderoso del siglo 19 aun hoy es llamado el príncipe de los predicadores. Y Dios le mostro a él la luz a través de alguien que no sabía ni hablar. Siempre tenemos que estar dispuestos a escuchar y discernir lo que sirve y lo que no sirve. Y con humildad recibir lo que Dios nos da a través de quien sea. Siempre y cuando seamos como los Bereos siempre escudriñando la palabra para asegurarnos que lo que se nos está diciendo es verdad de Dios.

Ahora bien, muchos cristianos recién nacidos reciben esta canasta llena de dones del Señor, mas ellos ignoran por completo los dones que son fundamentales para el comienzo de la vida cristiana, los arrojan a un lado cuando el Señor se los entrega, porque ellos quieren los más grandes, los más suntuosos, como hablar en lenguas, profetizar o predicar. Empiezan a patear la canasta hasta que logran hacer que uno o dos de estos regalos caigan cerca de ellos, luego rompen la envoltura rápidamente y comienzan a jugar con aquellos dones sin saber qué hacer con ellos, estos típicamente terminan arruinando sus vidas con falsas enseñanzas, y practicas erróneas que tergiversan las enseñanzas de las escrituras.

La iglesia de Corinto era una iglesia dotada, y uno de los mayores reproches de Pablo era precisamente que ellos pensaban que debido a que tenían ciertos dones, no necesitaban nada más, y por ende habían caído en el error

Cuando los setenta volvieron después de haber sido enviados por Jesús a predicar en las ciudades a donde El iría más tarde, y a sanar a los enfermos, abrir los ojos de los ciegos, etc., estos se jactaban ante Jesús (Lucas 10:17) » Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.» Su respuesta fue (Lucas 10: 18-20) «Vi a Satanás caer como un rayo del cielo… no se alegren que los espíritus se sometan a ustedes, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo”

Jesús les estaba recordando cómo Satanás se enorgullecía de sus dones y habilidades, y ahora está condenado al infierno. No podemos olvidar nunca de quién son esos dones ni de dónde vienen, porque, aparte de Jesús, no tenemos nada. Aparte de la gracia de Dios en Cristo Jesús, somos menos que nada, lo único que merecemos son las llamas del Infierno, más, en su misericordia, y sin que hubiésemos hecho nada para merecerlo, Él extendió su poderosa mano y nos sacó de la eterna Condenación.

Entonces, el siguiente versículo no. 8 dice: Él también te mantendrá firme hasta el fin, para que seas irreprensible en el día de nuestro Señor Jesucristo.

Y esto se relaciona perfectamente con el resto del texto, porque un Dios Soberano, quien derramó Su gracia sobre nosotros, y con ello nos dio una infinidad de dones, para que estemos preparados para la vida en el espíritu y para el Ministerio, también nos mantiene aferrados a Él, por la eternidad. No solo la eternidad después de la muerte cuando nos vayamos al cielo, sino desde el momento en que fuimos redimidos, y transformados en hijos de Dios. La palabra dice: “Él también nos guardará”, y esto es tan extraordinario, me da escalofrió solo pensarlo, pensar en la realidad de que el Señor, el Dios eterno, nos aferra a Él, por toda la eternidad, sin dejarnos ir

Jesús dijo en Juan 10:28 «y les doy la vida eterna, y nunca perecerán; y nadie los arrebatará de mi mano”

Efesios 1:13 dice que hemos sido sellados con el Espíritu Santo de la promesa

Romanos 12: 1 dice que ahora no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús

Dios tomó sobre Sí mismo el hacerse pecado por nosotros, para purificarnos de toda maldad, para hacernos perfectos delante de Él, y Él hizo que la eternidad estuviera disponible para ti y para mí, solo porque a Él le agrado,

Entonces, ahora que por su sangre derramada he sido limpiado, he sido restaurado, he sido purificado, he sido liberado, soy aceptado, tengo una identidad, puedo hablar libremente con Dios, puedo decir con certeza y valentía, que soy irreprensible, delante del Señor.

Y cuando Jesús venga, estaré plantado de pie al frente de la fila, gritando, aquí estoy, Señor, porque hoy has completado el trabajo que comenzaste en mí hace mucho tiempo.

Tenemos un llamado amados, y una responsabilidad, ya que hemos sido dotados con el regalo más precioso, la esperanza de gloria, la seguridad de la vida eterna, ya que nos han sido dadas todas las herramientas que necesitamos para caminar sin mancha ante el Señor.

Y solo el dejar a un lado nuestros escudos y nuestras espadas, y permitirnos ser engañados por Satanás’ nos impedirá ser efectivos y poderosos soldados de Cristo.

Sin lugar a dudas, iglesia, tenemos una urgente necesidad de restaurar nuestras vidas, algunos de nosotros más que otros, porque todos somos seres defectuosos, todos estamos destituidos de la Gloria de Dios, pero Él nos ha redimido con Su sangre, para que podamos afirmar nuestra irreprensibilidad,

Juan dice en 1 Juan 1: 7 que «si caminamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos purifica de todo pecado».

Y realmente creo que la mayoría de ustedes quieren un caminar irreprensible ante Cristo, excepto que las luchas de esta vida siguen haciéndolos caer, y los moretones son muchos, pero ustedes no están derrotados,

Hebreos 12:12-13 dice: «fortalece tus brazos caídos y tus rodillas débiles». ‘Haz sendas niveladas para tus pies’ para que el cojo no se paralice, sino que sea sanado”

Tú puedes ser sanado esta noche de esta debilidad que te impide ser una casa de poder para el Señor. Dile no a la debilidad, porque el Señor te ha dado fortaleza. Así que hagamos un compromiso de tomar nuestra espada y ponerla a trabajar en nuestras vidas, cíñete con la completa armadura de Dios hoy, y dile al enemigo, nunca más seré engañado por ti, y a partir de ahora estoy caminando firme en mi fe, y le Estoy entregando todo mi tiempo al Señor.

Tú tienes lo que hace falta iglesia. El Señor ya te ha hecho irreprensible delante Él, así que anímate, como soldado de Jesucristo que eres y muéstrale que tú puedes serle fiel

Oremos

Rev. Jose A. Luna

Un Siervo de Jesucristo

21 de abril de 2018


He Aqui Un Gran Misterio

septiembre 6, 2015
Isaiah
No Comments

He Aquí un gran misterio; el hombre hace lo que quiere, él es absoluta e innegablemente libre en cada paso que da, en cada pensamiento que piensa, en cada decisión que toma, y ​​sin embargo, Dios es soberano, Él reina sobre todas las cosas, sobre cada pensamiento, sobre cada paso y cada acción del hombre, y todo lo que un hombre hace ha sido ordenado por Dios. Y preguntarías «¿cómo puede ser esto; esta es una gran contradicción? «, sin embargo, no lo es, es sólo una de esas cosas demasiado altas para nosotros, la cual está más allá de nuestra comprensión. Muchos dirán que porque el hombre es libre, él elige si se acerca a Dios o lo rechaza, y yo digo que eso es cierto; otros dirán que porque Dios es soberano, Él ordena cada acción del hombre y el escoge darle el regalo de la salvación o dejarlo a la deriva a la condenación, y yo digo que también esto es cierto. Y alguien me va a decir: “esto no es posible! Muéstrame donde dice eso en las escrituras”, entonces yo los refiero a Juan 3:16; Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Y a Juan 6:44 Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae. Y yo lo resucitaré en el último día. También los  remito a Proverbios 16: 9. El corazón del hombre piensa su camino, pero el Señor establece sus pasos. O podemos guiarlos a Josué 24:15, o a Apocalipsis 3:20, y luego al Salmo 37:23, y Efesios 1: 4-5. Y así existen cientos de versículos de las Escrituras los cuales nos guían a través de esta extraordinaria verdad, el destino del hombre es su propio hacer, sin embargo, Dios ha predestinado en cada detalle cada respiración que el hombre toma.

Charles Spurgeon nos lo dice de esta manera: Los que piensan que la predestinación y el cumplimiento del propósito divino es contrario al libre albedrío del hombre, no saben lo que hablan ni lo que afirman. No sería ningún milagro el que Dios efectuara su propio propósito, si El estuviera tratando con palos y piedras, con granito y con árboles; pero este es el milagro de los milagros, que las criaturas son libres, absolutamente libres, y sin embargo, el propósito divino prevalece. Aquí hay sabiduría. Se trata de una profunda inescrutable verdad. El Hombre camina sin una traba, más cada pisada la da en los mismos pasos que Dios ordenó que él pisaría, tan ciertamente como si esposas le hubiesen sido puestas en manos y pies. Y, ciertamente, el hombre elige cómo vive y en muchos casos incluso la forma en que muere, él elige carrera, estilo de vida, los amigos, la ropa, las actitudes y el futuro, él es libre de elegir si estudiar o no, casarse o tener hijos, elige la educación , trabajo, e incluso el lugar en que vive, él elige el honor o el deshonor, la autorrealización o la autodestrucción, y así sucesivamente, sin embargo, Dios determina qué caminos el hombre caminará, que vida vivirá, incluso, la mujer con quien va a casarse y quiénes serán sus hijos. La más sencilla ropa que el hombre se pone, de hecho, es determinada por Dios.
Un hombre decide si seguir a Dios o si llevar una vida de oscuridad, y su elección lo llevará a la gloria o a la condenación, y todo es su propia decisión. Isaías 55: 6-7, Sin embargo, Dios elige a los que van a caminar con Él, a los que buscarán un camino de justicia, Romanos 8: 28-30;
Considere Romanos 11:33, ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y el conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, y sus caminos intrazables! O podríamos citar el Salmo 139: 1-5Tu me examinas, Señor, y me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; percibes desde lejos mis pensamientos. Tu escudriñas mi andar y mi reposo; estás familiarizado con todos mis caminos. Antes que este la palabra en mi lengua, Señor, ya la sabes toda. Tu protección me envuelve por detrás y por delante, y pones tu mano sobre mí.
Cuando entendemos que la sabiduría del Señor está demasiado alta para que pretendamos poder alcanzarla, que su soberana voluntad prevalece sobre todas las cosas, y que en su gran compasión y amor, como un padre cariñoso y piadoso, él sólo desea lo mejor para nosotros, entonces vamos a buscarlo con todos nuestros corazones, libremente y porque así lo deseamos, siempre entendiendo, y no tratando de comprender que Él nos ha escogido para que lo adoremos, porque él ya había predestinado que lo buscáramos.
El Señor te bendiga y te guarde, el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el Señor alce sobre ti su rostro y te conceda la paz!
José A. Luna
Un siervo de Cristo Jesús!

 


El Que Quiera Ser Mi Discipulo!

mayo 21, 2015
Isaiah
No Comments
El que quiera ser mí discípulo, niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame. Este es un mandamiento simple y directo de la boca de Jesús en Mateo 16:24, sin embargo, uno muy ignorado en los círculos cristianos modernos. Negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz, seguir a Jesús. Sin embargo, aunque todo aquel que se hace llamar cristiano proclama ser un seguidor de Jesús, no todos proclaman ser sus discípulos. Y este es el verdadero centro del Cristianismo. Si usted no es un discípulo de Jesús, no estoy seguro de que debería llamarse cristiano; quizás un simpatizante de Jesús, o un admirador de Jesús. Pero ciertamente no cristiano.
Como podemos ver, hay tres partes en este mandamiento. Así que vamos a mirarlos de forma individual, y si Dios lo permite, vamos a ser capaces de extraer de esto un entendimiento más claro sobre el discipulado.
 
Negarnos a nosotros mismos.
 
La traducción al español del término griego aparneomai, que es traducido negar, tiene el significado más preciso de “desconocer”, o “dejar de conocer”, o “dejar de pertenecer” o “renunciar”. Y en el contexto dado en el texto, este transmite una sensación de disociación de uno mismo o de los intereses personales y deseos personales, con el fin de servir a un propósito superior; Se convierte en una auto-negación del derecho de buscar el beneficio personal a expensas de los demás, una negación de la auto-absorción y el hedonismo, a favor de una visión del mundo centrada en los demás.
Cuando nos negamos a nosotros mismos vivimos y respiramos y nos movemos con otros en mente, ponemos el interés de los demás antes que el nuestro y mantenemos una gran reserva de ramas de olivo al alcance de nuestras manos, en nuestra auto-negación aprendemos a tener un corazón compasivo y misericordioso, y tratamos de utilizar nuestra capacidades y nuestros recursos para bendecir a otros, aprendemos a vivir por el bienestar físico y espiritual de los demás.
Ahora bien, negarnos a nosotros mismos no significa negar nuestra personalidad o nuestra identidad, no significa retirarnos del mundo, o abrazar el ascetismo, Más bien, es dar la espalda a la idolatría del egocentrismo y auto-valía, es dar la espalda a todo pensamiento o actividad auto-centrista y, a la vez reflejar toda atracción hacia los demás, en lugar de hacia nosotros mismos.
Pablo nos dice en Gálatas 2:20 He sido crucificado con Cristo, y ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí, y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios que amó mí y dio su vida por mí.
Este versículo está indicando que nuestra generosidad viene de la fe en el más humilde maestro del desinterés. Porque Cristo pagó el precio más alto en una entrega desinteresada a la muerte por nosotros. Y esta es una actitud que puede ser aprendida, una reconversión de nuestro sistema de creencias para responder a las necesidades de los demás en lugar de las nuestras.
Ser crucificado con Cristo implica que nuestro viejo hombre ha fallecido con nuestra entrega a Cristo, con nuestra nueva vida resucitada con Él, y por lo tanto no tiene que retener los impulsos de nuestra antigua vida, ya que son remanentes de los viejos hábitos, los cuales pueden ser limpiados de nuestro sistema a medida que caminamos con Cristo.
 
Tomar nuestra cruz
 
La crucifixión era un estilo popular de ejecución utilizado por los romanos en los tiempos de Jesús, era tan cruel y dolorosa que era prohibido utilizarla contra sus propios ciudadanos. El sujeto, sería atado o clavado en una cruz de madera, manos y pies, y su propósito era causar una muerte lenta y dolorosa, ya que esta posición mantenía los pulmones de la persona crucificada comprimidos, lo que limitaba su capacidad para respirar. En esta posición, la víctima tenía que levantarse a sí misma para poder respirar, desgarrando así las heridas en las manos y los pies. Con el tiempo, ya sea los pulmones colapsarían o la persona no tenía la energía para levantarse a sí misma por mucho tiempo, por lo que moría de asfixia. Normalmente la persona sería azotada violentamente antes de la crucifixión lo que le causaba gran pérdida de sangre, exacerbando así la crucifixión y, a menudo acelerando la muerte. En muchos casos las piernas serían destrozadas con una barra de hierro para acelerar aún más el proceso de la muerte
Cuando una persona era condenada a ser crucificada, tenía que llevar la cruz hasta el lugar de la ejecución. Esta práctica estaba destinada a humillar a los condenados, y como una forma adicional de castigo, y para drenar la energía y la vitalidad de la víctima.
La implicación cultural de Llevar la cruz, era como un anuncio de la culpabilidad de los condenados, y de la justicia que se aplicaba a su culpabilidad. También servía como un elemento de disuasión a los demás.
Cuando Jesús nos llama a tomar nuestra cruz Él nos está diciendo que crucifiquemos nuestra vieja manera de vivir, de morir a las demandas del mundo y a nuestras ambiciones egoístas. En Lucas 9:23 este mismo versículo está escrito “lleve su cruz cada día”. Lo cual Significa mantener diariamente, la renovación de nuestra mente, reconociendo nuestra nueva condición de nacimiento, y negándonos a sucumbir a los viejos patrones de vida.
Pablo nos dice en Gálatas 5:24, ahora los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos, y en Colosenses 3: 1,5 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros. . . .. .
En 1 Corintios 15:31 Pablo nos dice «cada día muero» lo que implica que todos los días el recordaba el sacrificio de la cruz, y lo que este implicaba para su nueva vida. Y él nos está diciendo que vivamos de esta manera, porque somos una nueva creación, porque la vieja vida está muerta, y todas las cosas se han hecho nuevas. 2 Corintios 5:17.
Así que finalmente, llevar la cruz, implica llevar el estandarte de nuestra nueva vida en Cristo en exhibición para que todos la vean, y no tener miedo de gritar en voz alta que Jesucristo es Señor, y echar a un lado por completo nuestros patrones pasados ​​de la vida, vivir por Cristo y para Cristo. Blandiendo nuestro amor y generosidad y la bondad y el perdón, la compasión y el sobreabundante gozo de vivir en Cristo, y estar dispuestos a perder la vida por Él, sin importar lo que otros piensen, mas estar siempre activos y expresivos, en demostración de nuestra pasión por Cristo.
 
Seguir a Jesús
 
Después de haber leído las palabras anteriores, tomaría poco esfuerzo explicar el significado de seguir a Jesús. Sin embargo, es necesario que escribamos algunos detalles sobre este aspecto.
Cuando Jesús caminó a través de los valles y montes de Israel. De Nazaret a Cafarnaúm, de la Decápolis a Jerusalén. Miles de personas lo siguieron por todas partes. Sin embargo, la mayoría de las personas en estas multitudes le seguían por curiosidad o intereses personales.
La Biblia nos dice que: Una gran multitud lo seguía, porque veían las señales que estaba realizando en los que estaban enfermos. (Juan 6: 2), y grandes multitudes lo siguieron, y los sanó allí. (Mateo 19: 2) Jesús se retiró al mar con sus discípulos; y una gran multitud de Galilea lo siguieron; y también de Judea. (Marcos 3: 7)
Sin embargo, Jesucristo nos llama a considerar el costo de ser su discípulo. Lucas 14: 25-33
Hay docenas de versículos en la Biblia acerca de seguir a Jesús, sin embargo, sólo 12 hombres fueron elegidos como sus discípulos. Y cada uno de ellos fue seleccionado en consulta con Dios. Lucas 6: 12-16 nos dice que después de orar toda la noche Jesús bajó de la montaña en la mañana y escogió 12 discípulos.
En Juan 15:16 Jesús dijo a sus discípulos, ustedes no me eligieron a mí, sino que yo os  elegí a ustedes, y los he nombrado para que podáis ir y ser fructíferos. Efesios 1: 4, Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia. Romanos 8:29, Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo
La Biblia es abundante en evidencias de que no somos nosotros los que elegimos a Cristo, sino que Él nos elige para justicia y santidad. Él Le dijo a Pedro y Andrés «síganme» Lucas 5:10, Él le dijo a Juan y a Santiago, «síganme» Mateo 4:21, y de inmediato dejaron su barco y le siguieron, Él le dijo a Felipe: «Sígueme» Juan 1:43 , también Él le dijo a Mateo: «Sígueme» Mateo 9: 9.
Cuando Jesús nos llama, Él nos toca el corazón, con la luz de la salvación, el Espíritu Santo nos convence de pecado para el arrepentimiento y nuestra justificación se hace realidad, somos instantáneamente transformados en una nueva creación. Y no podemos hacer más que  seguirle. Este es un evento sobrenatural el cual remueve las escamas de nuestros ojos, y rompe nuestro corazón de carne y lo reemplaza con un corazón que puede sentir y recibir el poder del espíritu en nosotros, y que nos da nuevos deseos y nuevas razones para vivir.
Cada cristiano nacido de nuevo en esta tierra, ha sido llamado, y elegido de manera particular, por Jesús, quien nos dice: «sígueme» trayendo al instante una nueva visión y nuevos deseos a nuestras vidas. La gracia de Dios, la misma gracia que purifico a Abraham a Moisés y a David, nos purifica a nosotros, no porque hayamos hecho nada para merecerlo, sino porque así le complació a Dios,
La Biblia dice en Romanos 4: 4-5, Ahora bien, al que trabaja, el salario no se le acredita como un regalo, sino como una obligación. Sin embargo, para el que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.
Pero a causa de su gran amor por nosotros, Dios, que es rico en misericordia, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en el pecado – Porque por gracia que hemos sido salvos mediante la fe; y esto no es de nosotros mismos, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2: 4-5, 8-9
Por lo tanto, después de haber visto la evidencia, no debemos más preguntarnos cuál es el significado de este versículo en Mateo 16:24, pues al leer estas notas no nos queda otro recurso, pero inclinar nuestras cabezas y doblar nuestras rodillas y clamar a Dios por su salvación, y alabarle por Su gran misericordia, y renunciar a todo comportamiento pasado y presente que contradice su Palabra, y comenzar de nuevo, una vida de peregrinación y de pasión y santificación, la vida de un verdadero redimido de Dios a través del sacrificio de la sangre de Jesucristo, y podremos descubrir la verdadera alegría de vivir una vida santa.
Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. (Romanos 6:23)
José A. Luna

 

Un siervo de Cristo Jesús

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021