Category Archives: revelacion

Loading
loading..

La Historia que aun no ha sido contada!

marzo 1, 2017
Isaiah
No Comments

Cada persona tiene una historia que contar, y al reflexionar sobre los salmos de David puedo volar a través de la vida de una persona que vivió momentos de paz y de guerra, de juicios, tribulaciones y gloria, un hombre cuya vida fue cuestionada por muchos hombres y retada por muchas circunstancias y quien surgió victorioso en todos los casos, un hombre que tenía grandes debilidades y defectos; deficiencias atadas a su grandeza y a su manera humilde y su fidelidad; un hombre pecador, el cual siempre comprendió su naturaleza y, sin embargo luchó por su redención y se ganó una lugar en el reino glorioso de Dios.
David era un hombre común con una pasión extraordinaria, y esta pasión le llevó por la vida. Y esta perseverancia está en el corazón de muchos hombres y mujeres que hoy caminan imperturbables, decididos a ser los siervos que Dios les ha llamado a ser, decididos a luchar por su lugar al lado del rey de reyes y por la Gloria de Dios.
Sin embargo, la historia nos da constancia de la caída de grandes hombres quienes permitieron que su historia fuese empañada por el mal y la oscuridad y el surgimiento de muchos otros quienes vestidos en la humildad y el amor de Cristo Jesus han traido hermosas sonrisas a nuestro creador.
Supongo que ya has notado que no estoy hablando de la historia que es escrita en la tierra por los hombres, sino de una que es mucho más importante, más trascendental, y la cual no llegamos a contar hasta que el último capítulo ha sido escrito, la cual determina cual será nuestro nuevo hogar cuando la vida en la carne llega a su fin, y nuestra nueva vida comienza.
Siempre he sido un amante de la historia, aunque creo que es injusta, Pues veo como esta trae a la luz la vida del hombre, pero solo de aquellos que, o bien lograron grandes hazañas, o causaron gran dolor, pero la historia de las personas incógnitas, las cuales nunca fueron notadas porque son ‘mediocres, sin importancia’ han desaparecido en los oscuros callejones de tiempo. Sin embargo, entre estas, hay verdaderas historias de amor, pasión, tristeza, sufrimiento, heroísmo, historias que les importa a aquellos que rodeaban a quienes las vivieron, y muchas de los cuales son contadas, a veces con alegría, a veces con orgullo, o con tristeza, de una generación a la siguiente.
Mas en el Reino de los cielos todas las historias son escritas. Y si yo he de ser un escriba, estaría pidiendo sentarme en la mesa donde estas historias son escritas, pues al ver las tantas vidas que me rodean hoy día, comprendo el dolor con el que la tinta dibujará las letras en muchas de esas paginas, y sé que una tristeza abrumadora me acogerá y muchas lágrimas serán derramadas mientras escribo acerca de las innumerabless vidas que se pierden en la oscuridad eterna. Pero también sé que tendré la bendición de escribir muchas palabras de triunfo, de gloria, de alegría y exaltacion, mientras escribo en estas páginas la historia de aquellos hombres y mujeres, que al igual que David, tuvieron debilidades y fracasos, y momentos de tristeza y desesperación , pero que a través de su vida trajeron gloria a Dios y se mantuvieron firmes y decididos contra toda oposición, extendiendo su mano a los enfermos y a los hambrientos, y a aquellos que estan en las cárceles, (Mateo 25:36) y predicando un evangelio limpio, no adulterado, el evangelio de la salvación a través de la sangre del cordero. (Hechos 1:8)
Sé que una labor como ésta sería remuneradora, satisfaciente, llena de emoción y de drama, de risas y alegrías, porque sé que habrá muchos que no llegaran a ver el Reino de los cielos, pero los pocos que lo harán, tendrán una impresionante historia que contar.
Por ahora, solo pido al Señor que me permita seguir siendo su siervo para las naciones, y que me permita continuar viviendo la alegría de ver la vida de los muchos que están siendo rescatados de las garras del infierno y traídos al reino de la luz, pues al hacer esto, puedo ser parte de la historia de muchos que están logrando la mayor victoria que cualquier hombre o mujer pueda alcanzar, la victoria de poder llegar a contar su historia al Cordero de Dios, al Príncipe de Paz, a nuestro señor Jesucristo.
Espero que al leer las letras escritas en esta historia sean ustedes inspirados a re-trazar la dirección de sus propias historias, y estén dispuestos a tomar el camino angosto el camino que conduce a la salvación y al regazo del arquitecto de todas las cosas.
Porque no podemos reescribir nuestro pasado, pero siempre podemos escribir un nuevo final para nuestro futuro!

Rev. José A. Luna

Siervo de Cristo Jesús


¿Puede Dios cambiar de opinión?

octubre 9, 2015
Isaiah
No Comments
En una reciente conversación con un querido amigo y hermano en Cristo, la idea de que Dios puede cambiar de opinión salió a la luz, y yo no podía dejar de pensar en el significado de esta declaración, ya que si podemos estar de acuerdo en que Dios es soberano y que Él es omnipotente (todopoderoso) y omnisciente (todo lo sabe) entonces estaríamos declarando una gran contradicción, pues sólo el hecho de que todo el mundo en el cristianismo está de acuerdo en que Dios es omnisciente causa una colisión con esta afirmación, porque por cuanto Dios no habita en el reino del espacio tiempo el cual Él creó para nosotros los seres humanos, Él puede ver cada instancia de tiempo como si fuera el presente, en otras palabras, no hay pasado, presente o futuro para Dios, Él está presente en todo lugar y en todo tiempo y no hay eventos que hayan pasado, estén pasando o pasarán jamás que puedan tomarlo por sorpresa.
El salmista dice antes que una palabra esté en mi lengua, Señor, lo sabes todo (Salmo 139: 4). Y si Dios conoce cada evento que alguna vez se llevará a cabo y cada instancia del pasado, ¿cómo podemos reconciliar esto con que Él cambie de idea acerca de algo?
Dios nos hizo a su imagen, y él nos hizo perfectos, pero esta perfección se vio empañada por la caída del hombre, y con esta llegó el robo, la mentira, el engaño, y los cambios de opinión, así como los muchos otros cientos de defectos limitantes que habitan con nosotros en esta carne corrompida en que vivimos. De hecho, hasta el pasado reciente, y aún hoy en muchas sociedades, una persona que constantemente cambia de parecer se considera inconsistente, poco fiable, y débil de mente, y una persona que por defecto no cumple su palabra, es aún hoy considerado irresponsable.
Ahora bien, el caso particular que mi amigo y yo estábamos discutiendo no necesariamente coincide con esto, porque estábamos hablando de que Dios quería destruir a los israelitas en el desierto cuando construyeron un becerro de oro en la ausencia de Moisés. En una conversación con Dios Moisés aparentemente lo convenció de no hacerlo. (Éxodo 32: 9-14)
Si esto hubiera sido así, ¿no estaríamos nosotros rascándonos la cabeza? Porque si Dios conoce todas las cosas, Él sabía que los israelitas iban a hacer el ídolo, y que Moisés intercedería por ellos, y que Él les perdonaría, y si Él ya sabía todo esto, entonces es imposible que pudiéramos decir que Él cambió Su parecer, porque en este caso su mente estaba ya hecha para perdonarlos al clamor de Moisés.
La Biblia también nos enseña que Dios es inmutable, Él no cambia, Él es el mismo ayer, hoy y para siempre, y si este es el caso, cambiar de parecer no puede conciliarse con su carácter.
Malaquías 3:6 declara: «Yo, el Señor no cambio. Por esto, hijos de Jacob, no son destruidos.» De igual manera, Santiago 1:17 nos dice: «Todo don bueno y perfecto viene de lo alto, y desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambio ni sombra de variación.» y Números 23:19 nos dice: «Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. ¿Habla y luego no actúa?, ¿Promete y no cumple?» Estos versículos afirman claramente que Dios no cambia su parecer. Él no puede, y él no lo hace, eso sería una contradicción en sí misma.
El problema con la interpretación de la Biblia en muchos casos se presenta con la traducción de algunas palabras del idioma hebreo original, por ejemplo en los casos de Génesis 6: 6, Jonás 3:10 y Éxodo 32:14 tenemos la misma situación; Dios parece estar cediendo, o más bien arrepintiéndose, lo que contradice claramente la doctrina de la inmutabilidad. Sin embargo, si vamos directamente a la original hebreo descubriremos que la palabra traducida arrepentirse o ceder es más bien utilizada en hebreo como «lamentarse», lo que significa simplemente una pena angustiosa por algo que ha tenido lugar.
Los seres humanos somos miopes y profundamente ignorante de la mente de Dios, y cuando leemos algo que suena como que Él está cambiando d opinión, eso es lo que asumimos en la lectura. Dios siempre sabía exactamente lo que iba a hacer, y Él hace lo que hay que hacer para cumplir su propósito. (Isaías 46: 10-11).
Dios esperaba que Moisés le clamaría en nombre de su pueblo, y él estaba dispuesto a perdonar. Dios a menudo lamenta la manera su creación actúa, y Él lo expresa en muchos lugares a lo largo de las Escrituras, pero Dios es consistente en su diseño y por lo tanto él no puede cambiar de opinión.
Que el Dios inmutable le lleve siempre a una mayor comprensión de su carácter.
A Él sea la gloria y el honor y la alabanza
José A. Luna

 

Siervo de Cristo Jesús

Yo Sé a Quién he Creído!

mayo 20, 2015
Isaiah
No Comments
Es curioso cómo hace tres meses estábamos todos emocionados y motivados en la familia sobre el desarrollo de nuestra vida en Milton. Sobre nuestras grandes expectativas, el crecimiento en una relación más estrecha con la congregación en la iglesia, en la terminación de nuestro sótano, la cual nos daría más espacio para nuestra oficina, sobre la integración de los niños al programa de inmersión en francés en la escuela, y la lista continúa.
Y entonces Dios empieza a darnos señales de un próximo movimiento, pequeños fragmentos de revelación, los cuales, acostumbrados como hemos crecido a verlos, son difíciles de ignorar. Sabiendo que, como en tiempos anteriores, esto significaba que  nuestras raíces estaban siendo desarraigadas una vez más. Este sentir nos dejó sólo un recurso, orar; y orar es lo que hicimos, por varias semanas estuvimos orando con las mismas palabras, «hágase tu voluntad Señor, estamos dispuestos Señor, sean cuales sean las consecuencias». La respuesta no nos dejó esperar mucho tiempo.
En primer lugar, una potencial asociación con un antiguo asociado y la cual me habría arraigado en el negocio de las computadoras por mucho tiempo se vino abajo en un instante, y luego una serie de eventos inesperados, literalmente, nos liberaron de nuestras obligaciones contractuales en nuestra casa.
Y luego vino el llamado. En esa mañana de abril me desperté obsesionado sobre una situación familiar la cual tornaba nuestra atención a la República Dominicana, por cerca de una hora estuve meditando sobre este asunto, y pensando en las implicaciones, ya que tratar de resolver este reto requeriría un compromiso a largo plazo. Esa misma mañana mi esposa me conto, casi a regañadientes, el sueño, (o la visión, pues ella no podía identificar si había sido una o la otra) que había tenido esa noche. Y aun cuando ella ya había entendido su significado, me explico lo que vio y me dejó a mí decidir la interpretación. Mas, aun antes de haber ella terminado de hablar ya sabía yo la implicación de este sueño.
Teníamos que ir a la República Dominicana dentro de aproximadamente tres meses y nuestra ida sería probablemente permanente. O por un período muy largo.
Nos miramos el uno al otro, y sin decir una palabra ya habíamos acordado lo que iba a pasar. Por supuesto que estábamos aterrorizados, especialmente por lo que esto implicaba para los niños, y con respecto a nuestra presente situación financiera, esto sería una completa locura.
Pero el Señor nos dijo vayan y nosotros teníamos que ir. Esa parte no requirió discusión alguna, la pregunta más grande era el cómo. Así que una vez más, hicimos lo que cualquier sensible hijo de Dios hubiese hecho en estas circunstancias. Oramos.
Durante toda una semana clamamos a Dios en busca de respuestas, confirmaciones, equipamiento, suministro, clamamos a Dios por todo lo que pensamos que debía ser incluido en la oración, pero, en verdad, principalmente suplicamos, pedimos que todo esto fuera un malentendido, y que no fuese necesario ir a ninguna parte, pero nunca oramos por no ir, nunca dijimos que no estamos dispuestos, porque dispuestos sí estábamos. Ciertamente teníamos el miedo a lo desconocido metido en el corazón, el cual trataba de hacernos dar vuelta y correr rápido en dirección opuesta. Mas eso es algo que no estábamos dispuestos a hacer.
Sin embargo, en el tercer día de nuestras oraciones, recibimos una llamada inesperada de una amiga de quien no habíamos oído por más de 3 años, ella me estaba ofreciendo un potencial trabajo en la República Dominicana el cual si tuviera lugar, eliminaría todos nuestros temores financieros, y si bien esto era sólo un gran quizás, nosotros lo recibimos como una señal, y, no habiendo tenido otra palabra del Señor. Al final de la semana, decidimos consultar con los ancianos.
Mi primera llamada la hice a la Republica Dominicana, a uno de mis amigos más queridos el Pastor Juan, quien al escuchar la revelación no tuvo que pensar mucho acerca de su significado. Todo lo que dijo fue: «Dios te quiere aquí, te veré pronto hermano». Luego consulté a otro amigo en Scarborough, el Pastor Moisés, quien tuvo la misma respuesta para nosotros. No hay nada que pensar. Lo único que preguntó fue; cuando te vas? Finalmente hablamos con nuestro amigo y Pastor Sam. Sus palabras fueron tranquilizadoras, y su afirmación era lo que necesitábamos para tomar la iniciativa y empezar a prepararnos.
Nuestro mayor desafío ha sido y continua siendo el respaldo financiero, Pero ese, así como todas las demás interrogantes de esta naturaleza, las hemos depositado a los pies de Cristo, en el trono de gracia, sabiendo que aquel que nos envía es capaz de satisfacer todas nuestras necesidades.
Porque yo sé a quién he creído, y estoy convencido de que Él es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. 2 Timoteo 1: 12b
Todavía estamos a dos meses de nuestro traslado a la República Dominicana, pero no hay vuelta atrás, algunas cajas ya han sido enviadas, y hoy nuestras camas se van junto con algunos otros artículos personales, y el 29 de julio vamos a tomar nuestras cuatro mochilas, los pasaportes y los billetes de avión, y marcharemos al aeropuerto.
¿Qué vamos a encontrar en el otro lado? Aún no sabemos a ciencia cierta, porque aunque hemos estado planeando y contactando amigos e iglesias y ministros y organizaciones, y localizando escuela para los niños y un lugar para vivir, etc. sólo Dios conoce Su plan final, y exactamente lo que Él hará, eso lo sabremos cuando lleguemos allí.
Y a aquel que es capaz de establecernos, de acuerdo con Su Evangelio, el mensaje que Proclamamos acerca de nuestro Señor Jesucristo, de acuerdo con la revelación del misterio oculto desde tiempos eternos, pero ahora revelado y dado a conocer a través de los escritos proféticos por el comando del Dios eterno, para que todas las naciones puedan llegar a la obediencia que viene de la fe. ¡Al único y sabio Dios, sea gloria para siempre a través de Jesucristo! Amén. Romanos 16: 25-27 (énfasis agregado por mi)
José A. Luna
Un siervo de Cristo Jesús

¡Profetas de Satanás!

junio 7, 2010
Isaiah
No Comments

En mis años como cristiano el Señor me ha bendecido con la oportunidad de experimentar su poder en acción en muchas ocasiones, en situaciones en las que la profecía ha flotado por el aire como un espeso humo transparente y esplendoroso, y se ha sentado sobre la unción de los hermanos mientras ellos permiten que el flujo del Espíritu Santo los conduzca a revelar la palabra del Señor para el beneficio de los demás, también he tenido la oportunidad de ver al Espíritu Santo en la acción por medio del don profético de una persona concreta, y todo esto es bueno, y es parte del poder soberano de Dios el cual se manifiesta en formas o circunstancias específicas, como Él quiere.
Yo mismo he tenido en ocasiones la oportunidad de recibir palabras de conocimiento, revelaciones y hasta mensajes específicos, destinados a determinadas personas, o congregaciones, o situaciones.
El Señor usará a sus hijos como a Él le plazca, para traer palabras útiles para corregir, redargüir, o educar, pero en todos los casos, la palabra de Dios es una sola y Él no dará a nadie una palabra que no sea coherente con su palabra escrita.
Me da náuseas cada vez que veo estos auto-nombrados profetas saltar de un lugar a otro frente a una congregación difundiendo palabras de complacencia, o palabras de prosperidad y bienestar en el nombre del Señor, palabras que son una invención de su propia imaginación, y que sólo traen una falsa esperanza y más desilusión a los hermanos.
«Por eso, su camino será resbaladizo, serán empujados a las tinieblas, y en ellas se hundirán. Yo traeré el mal sobre ellos en el año de su castigo», afirma el Señor. (Jeremías 23:12).
El Señor es paciente con sus hijos y lento para la ira, pero bajo ninguna circunstancia hará inocente al culpable (Números 14:8) Su verdad ya ha sido revelada; está en la Biblia, su verdad ya ha sido pronunciada, está en las escrituras, y su palabra dice que la orientación y la enseñanza y la reprobación y la convicción son discernidas completamente en el contexto de su revelación escrita.
No hay daño en la expresión de una palabra que viene del Señor, de acuerdo con su voluntad, pero su voluntad ha sido ya revelada, y si alguien espera poder obtener el favor del Señor en oposición a su palabra, es un soñador y está perdido, y tiene que arrepentirse y aprender a vivir según las enseñanzas de la Biblia.
En cuanto a los adivinos y los ilusionistas que tienen la costumbre de decir «así dice el Señor, tengo una palabra de advertencia para ellos, el juicio está a la puerta y no va a esperar, porque en el mejor de los casos “La longitud de nuestros días es setenta años; u ochenta, si tenemos la fuerza y, sin embargo solo traen pesadas cargas y calamidades, y pasan rápidamente, y con ellos pasamos nosotros”. (Salmo 90:10).
Y si tu continúas blasfemando su nombre diciendo «así dice el Señor, cuando Él no lo ha dicho, cada blasfemia te va a ser retornada en camino al infierno, donde tendrás que pagar por toda la eternidad por cada uno de sus iniquidades.
Es tiempo de arrepentirte y aceptar el regalo que tan generosamente el Señor te ha dado, y usarlo para su propósito y su gloria. Es tiempo de tirar tu ego a un lado, él es el único que puede darle significado a tu vida; no vendas su alma por un momento de poder o de adrenalina.
Esto es lo que dice el Dios Todopoderoso: «No le hagas caso a lo que los profetas os profetizan; los cuales os llenan de falsas esperanzas. Hablan visiones de sus propias mentes, no de la boca de Jehová». (Jeremías 23:16)
Una vida cristiana es una vida de alegría, pero de alegría vivida en el contexto de la voluntad de Dios, y su voluntad para tu vida esta escrita en su palabra.
Tu tienes el mismo espíritu que tengo yo y que tiene cualquiera de esos famosos profetas, el espíritu de Dios está en ti «(Efesios 4:4). Así que aguza el oído y escúchale a él con cuidado.
Como se acaba de decir: «Hoy, si escucháis su voz, no endurezcáis vuestros corazones como sucedió en la rebelión.» (Hebreos 3:15)
El Espíritu Santo te dará el discernimiento para recibir o rechazar cualquier palabra que viene a ti de otra persona, y esta palabra tiene que atenerse a las palabras escritas en la Biblia la cuales tu has leído muchas veces; si no lo has hecho, entonces te sugiero que comiences hoy mismo, y veras por ti mismo la fuente de toda revelación. La palabra de Dios esta viva (Hebreos 4:12), y esta te revelará todo lo que hace falta en tu vida y cualquier cosa que el Señor haya reservado para ti. La palabra de Dios es la única fuente de verdad profética, pasada, presente y futura, y mediante su estudio te estás conectando con la revelación divina la cual te ofrece un aroma fragante de verdad y la sabiduría, de entendimiento y discernimiento.
Y cuando un profeta venga a ti con una palabra de conocimiento, no será más que una confirmación de lo que ya te ha sido revelado a través de la palabra.
No dejes que las emociones se involucren en tu relación con Dios, estas son una inútil fuente de error. Las emociones tienen su momento, y no están destinadas a controlar lo que tú crees.
Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo (1 Pedro 1:13)
Pero estos hombres blasfeman en asuntos que no entienden. Son como bestias, criaturas de instinto, nacidas sólo para ser capturadas y destruidas, y como las bestias, ellos también perecerán. (2 Pedro 2:12)
Todo el capítulo de 2 Pedro 2 nos revela esta enfermedad de la mente que está afectando hoy a muchos hermanos y hermanas, y que empuja a muchos seguidores de Cristo a caer en la trampa de la falsa esperanza al apoyarse en palabras que no vienen de Dios.
¡Sé el portador de tu propia revelación! Dios no te dio su espíritu para que tú tengas que depender de otros para conocer Su voluntad para tu vida. Los tiempos de las cartas del tarot y la quiromancia murieron con tu vieja vida, crece y se un verdadero seguidor de Cristo, lee su Palabra y ora fervientemente, y Él te revelará todo lo que necesitas saber.
En él, y por la fe en Él podemos acercarnos a Dios con libertad y confianza. Oro para que la riqueza de su gloria, os fortalezca con el poder de su Espíritu en tu ser interior. (Efesios 3:12, 16)

Rev. José A. Luna
Un siervo de Cristo Jesús


Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background
Morador Temporal2 Corinthians 4:182021